Ana Lucía

Y hoy, después de varios años, la noche moreliana me encontró con la mujer que mas he amado en la vida. Durante nueve años ella sonreía y salía el sol para mi, en una ocasión viaje 2759 kilómetros para secuestrarla de su novio francés y llevármela a Barcelona. Y todavía le prometí a su madre antes de viajar: “Paty, no te preocupes, a tu hija la cuido con mi vida”, mismo argumento que cite años después cuando la fui a pedir a su papa para irnos a vivir juntos. A veces, todavía hoy en día, me sorprendo de tal nivel de enculamiento. Su recuerdo me llena tanto como me incomoda, a veces creo que ya me sobra.

Hoy sorpresivamente la encontré en un bar al aire libre y entre fogatas. La luna estaba roja-roja, parecía una sonrisa macabra. Todo era muy oscuro y no la pude ver bien, pero ahí estaba, tan inquieta como siempre, como un chihuahueño, con el pelo largo y su perfecta dentadura.

A mi me sorprende ver como dos personas se juran amor eterno, por eso me encantan los cursis tatuajes con nombres que se hacen albañiles, pescadores, reos y hasta personajes como Brad Pitt o Victoria de Beckham. Lo que si no entiendo es como se pueden jurar tantas cosas, compartir TODO y después pasar uno al lado del otro, a solo unos centímetros, sin decir nada. Es escalofriante, patético y muy normal, pero eso si, no me puedo quejar, es responsabilidad de dos.

No la extraño, tengo muy claro que con ella no se puede construir NADA, y eso es parte de su tragedia y encanto. Lo que si extraño mucho es sentir todo lo que sentía cuando estaba con ella, la podía ver por horas antes de que despertara, después le preparaba el desayuno y se lo llevaba junto con una rosa a la cama. Le decía “Buenos días bombón”.

Yo digo que hoy, mas que hace tres años, decido dejarla atrás, que como diría Oliver Wendell Holmes: “A veces navegamos con el viento, a veces en contra; pero debemos navegar, no estar a la deriva, ni echar el ancla”
. Yo soy mas que mis recuerdos, más que mis miedos y esperanzas, y puedo construir y/o encontrar seguro otra historia más chingona que esta.

AMÉN!

Anuncios

3 Responses to Ana Lucía

  1. Suspi dice:

    Maravillosamente narrado, Fer.Me encanta la imagen del la distorsión de su figura en el fuego…Estas “apariciones” del pasado, no surgen por coincidencias….cumplen siempre un papel…En este momento de tu vida, de cambio… su reflejo regresa par avisarte y asegurarse de que has aprendido la lección…deja que el AMor te descubra a tí, y no prefabriques tú el AMor…

    palabra de Bruja

  2. Rinostalgias dice:

    Amén mi querida Suspi!!
    🙂

  3. Lata dice:

    Ya déjame trabajar, estoy picadísima.

    qué chingona historia de amor. no cualquiera. Repito (a mí y para el mundo): lo vivido nadie te lo quita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: