Perseverancia

junio 16, 2008

Hoy corrí un medio maratón a la salud de mi padre, llegué en los últimos lugares pero lo terminé. Me gusta ejercitar la perseverancia con ese tipo de acciones.

Cuando estaba en la preparatoria decidí darle caminando la vuelta a la ciudad de Morelia, por el puro gusto de saber que se podía, y por la pura curiosidad de saber en cuanto tiempo se podía hacer. Me tarde 8 horas entre corriendo y caminando. Me acompaño un vecino corredor que era campeón nacional en 100 metros.

En 1998 en Cuba, cuando fui con mi amiga Ale, caminamos todo Varadero. Cuando vi la playa le dije “hay que caminarla toda”, me contestó “estas loco”, terminamos cruzando campos de golf, piedras, y todo tipos de terrenos, y llegamos hasta la otra punta. Probablemente más de seis horas bajo el sol hicimos.

Estas acciones pueden sonar a retos caprichosos, pero a mi me parece que templan el carácter, te confrontan contigo mismo y te hacen sudar muy rico.

Henry Ward Beecher decía “The difference between perseverance and obstinacy is that one comes from a strong will, and the other from a strong won’t”.

Hoy domingo, con todo el cuerpo adolorido, me siento un campeón.
De penúltimo lugar y dominguero, pero campeón al fin y al cabo.

Amén.

Anuncios