Exito

septiembre 30, 2008

En la conferencia de Tijuana, se nos preguntaba a los ponentes cómo habíamos llegado al éxito. Yo respondí con el título de un libro que tengo, que dice así: “La carretera al éxito esta pavimentada con fracasos” y que el hecho de que tengamos cierto reconocimiento o lugar en el ámbito profesional no significa que seamos perfectos o exitosos en todas las demás áreas de nuestra vida.

Ahora que llegue de viaje y vi el desmadre que tenía en mi cuarto, que mas que habitat parece bodega, recordé mis fracasos personales, esos baches internos que poco a poco he de ir pavimentando…primero Dios mediante.

Amén


Atardecer aéreo

septiembre 29, 2008

De nuevo se cierra el ciclo, el tiempo llena su cuota y el periplo termina donde empezó. De nuevo pensando en lo que fue, y de ahí lo que podrá ser. Los hubieras y ojalás se convierten en así fue, y de esa manera ampliamos nuestro bagaje de anécdotas y aprendizaje.

Dice Rilke que hay que “Celebrar la vida siempre, incluso con lágrimas en los ojos”.

En mi caso, en el avión de regreso, mi sonrisa es inversamente proporcional al cansancio que traigo encima. Así celebro la vida, con cada gota de sudor y de lágrimas que pueda vertir. Celebraré la vida con TODO que para eso es.

Amén.


La frontera

septiembre 28, 2008

De Tijuas se dice mucho, que aquí empieza la patria, que es la ciudad más visitada del mundo, que es la frontera mas cruzada del planeta, etc.

Yo digo que sin lugar a duda es un lugar MUY especial que hay que venir a conocer para poder entender muchas cosas: nuestra relación amor-odio con nuestros vecinos del norti, para darnos cuanta lo absurdo de las fronteras y lo necesario y bonitos que son los vínculos entre hermanos.

El número de cosas que no se van a entender pero se pueden disfrutar en medio de una ola de perplejidad son los burros zebras, las prostitutas de la zona roja, las construcciones que parchan y reparchan supuestas intenciones arquitectónicas, los mosaicos de miseria salpicados entre lo artificial de un economía que se antoja funcionara en dólares, etc, etc.

Por todo esto y más, sugiero a los morros ya las morras a venir a darse su pasiada por acá

Amén.


Supercaos

septiembre 27, 2008

Vine a Tijuana a dos cosas, a dar una conferencia en un Congreso de Diseño y a presentar el libro de Manchuria con mi entrañable cómplice Felipe Ehrenberg.

En el congreso se han dicho cosas MUY buenas, profesionales creativos de otras latitudes, como Aesthetic Apparatus dicen que “Hay algo muy bonito en el caos, la naturaleza y el error, que hace que uno haga cosas más bonitas que las que uno penso que podía hacer”.

Mi ponencia la nombré: “Cómo diseñar a un superhéroe”, y revisando siete puntos según yo necesarios para ser uno (tener un traje, un archienemigo, no superpoderes pero si muchos huevos, etc.), vinculaba a mis proyectos cada punto hasta llegar a la conclusión de que cualquier persona que se dedica a la cultura en este país es un heroe.

Hablando de superheroes, caos y errores, anoche que caminaba por las calles de Tijuana, guiado por la Jhoana Mora y sus canchanchanes, confirme que sigue siendo la ciudad más bizarra que he conocido. Con razón pasan tantas cosas por aquí.

Amen-a la esquina norte del país por favor.


Uno

septiembre 26, 2008

El mar, el sol y la luna son referentes constantes que me hacen consciente de que, pese a la distancia, tu y yo estamos en el mismo lugar, me hacen pensar que todos somos uno con el planeta tierra y que pase lo que pase, nos terminará pasando a todos como una gran unidad.

Ayer, viajando de Tijuana a Ensenada, y reflexionando en lo complejo que puede ser el mundo que tenemos en nuestras cabezas y el que nos toco vivir, recordé una nota de Eduardo Galeano, del periódico Reforma, donde decía “El mundo es una gran paradoja que gira en el universo. A este paso los propietarios del planeta prohibirán el hambre y la sed para que no falten el pan ni el agua”.

Dimensionando mis preocupaciones personales con los retos que tenemos como humanidad hoy en día, me siento más centrado en los problemas que tengo que resolver y comprometido con las broncas que estamos heredando.

También me siento con ganas de ir a ver a mi sobrina a cantarle una canción de cuna.

Amén.


A TIjuana

septiembre 25, 2008

De nuevo en el aeropuerto, de nuevo con una maleta llena de recuerdos y otra llena de esperanzas, me voy a Tijuana, me voy algo crudo, desconcertado, con sentimientos encontrados, triste por lo acontecido en Morelia y contento por regresar a la esquina norte de mi país.

Para acabar de confundirme, anoche soñé contigo. Así que decidí terapearme en el avión a la vieja usanza que solía hacer hace años…hice mi dibujoterapia cursiagridulce al reverso de mi libro sobre la autobiografía de Johny Rotten, el vocal de los Sex Pistols.

Mi dibujo dice algo así: “Llorabas…y yo te ponía contra mi pecho y te preguntaba porque habías tardado tanto. Te decía que todo estaba bien, que TODO estaba bien”.

John Lydon dice en su libro “me gustaba dibujas formas y me encantaba la historia, pero no me creo nada. Tengo buena memoria pero como la historia de mi propia carrera musical ha sido distorsionada de forma tan metódica, no puedo tragarme la de ninguna otra persona”.

Yo digo que hoy no me quiero tragar ni mi propia historia, creo que esta oníricamente suficientemente distorsionada.

Hoy despierto y sigo consternado por Morelia, mi Morelia, sin poderme tragar tampoco ninguna de los motivos que generaron un acto tan jodido. Pero con todo y mi metódica confusión y consternación, me gustaría seguir pensando que todo puede estar bien, que TODO va a estar bien.

Amén.


Por las nubes

septiembre 22, 2008

Dicen que las nubes mas rápidas en una ciudad están en Bogotá.

Yo digo que las voy a extrañar, a ellas y a la rumba rola, a sus enormes edificios de ladrillos y sus espectaculares atardeceres, al plato paisa y el sabroso chiguilo, a los intensotes de Gilles y Andres mas todos sus secuaces, al billar Londres y su cerveza aguila, la marabunta de taxis amarillos y la pieza más grande de Dan Flavin, por supuesto a la rana y el tejo, pero sobre todo extrañare el placer de sentirme sorprendido por tantos estímulos.

Hoy, ya en la Ciudad de México, decido vivir en las nubes y me declaro un turista de tiempo completo, un paseante de la vida.

Amén.