Super

Siempre me ha gustado ir al supermercado, desde la infancia lo disfrutaba por todo el desmadre que hacíamos mi hermano y yo con mi apa: carreritas con los carritos, aventarnos el papel del baño como si fuera balón de futbol americano, probar todo tipo de degustaciones chatarras, etc.

A los 23 años, cuando me salí de la casa de mis jefes, me gustó todavía más ir a comprar los víveres. Comparar y escoger productos es una experiencia altamente entretenida. Sentir que por un momento en el día uno tiene la oportunidad y el control de poder escoger que se va a llevar, me parece fenomenal. Preciosa ilusión posmoderna esa de tenerlo todo a la mano.

Cuando vivía con Andrea, por sorprendente que pareciera, me divertía aún más la experiencia. El gusto por la complicidad en compartir responsabilidades en pasillos de lácteos o verduras me rebasaba, era harto bonito. Cuando Andrea se fue deje de ir al super, deje de disfrutarlo, perdió todo sentido.

Ayer domingo fui con todo el espíritu de retomar mi gusto por las compras alimenticias, de redescubrir viejas alegrías o por lo menos no fijarme en los dejos de saudades dominicales que a veces me dan. Al pagar la cuenta, lo hice con gotas de sudor frío en la frente, pero con una sonrisa de lado a lado, algo nerviosa he de confesarlo.

Christoph Wieland decía “Prefiero una locura que me entusiasme a una verdad que me abata”. Yo digo que la verdad es que tengo que ir al super, que esa experiencia es toda una locura, y que voy a volver a disfrutarla por que es a todo dar. Las verdades desgarradoras tendrían que ser, en el peor de los casos, los precios de los alimentos, lo abstracto de su origen o lo difícil que es encontrar un producto nacional, no más.

Amén.

2 respuestas a Super

  1. garO dice:

    es curioso, mi buen fernando, pero a mi me pasó algo similar: después de separarme de tanis, el super ya no era divertido (hasta la fecha no lo es, mejor voy a mercados). Me atreví a regresar al supermercado una sola vez, luego escribí esto:

    http://farmacia-emocional.blogspot.com/2008/07/super.html

    Y he de confesar que me animaré a ir al super en estos días, nomás porque uste con su blog me llena de ánimos. ahí luego le cuento cómo nos fue.

  2. rinostalgia dice:

    Orales, extrañas coincidencias estas de lo ex-eses…un super-abrazo.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: