Pedaleando

octubre 8, 2008

Ayer me atropellaron en la bici por la Zona Rosa, por andar de prisa rebasando coches, por traer audífonos con música y ser medio atrabancado. Andar en bicicleta en la ciudad de México, aparte de ser ecológicamente correcto, es un deporte altamente extremo, a personas como a mi, que nos gusta la adrenalina, nos produce un viajesote.

Hoy tengo la rodilla hinchada y me duele medio cabrón, pero sigo moviéndome en dos ruedas.

Al Pacino, en la película, Perfume de de mujer, decía: “En el tango uno no se equivoca. No es como en la vida. Si uno se equivoca o se enreda, sigue bailando”.

Yo digo que, aun de subida y con la rodilla hinchada, hay que seguir echándole ganitas y seguir pedaleando. Así es la vida. Ora no mas hay que’star más trucha para que no me lleven de corbata de nuez.

Amén, amen y sigan pedaleando por favor.

Anuncios