Fiesta no Brasil

noviembre 29, 2008

eu-liras

Hoy en un hotel mauriciño (fresa, pijo, concheto, sifrino, etc) en Sau Paulo, recuerdo a unos miles de kilómetros de distancia, un papelito que ha estado frente a mi computadora en los últimos años, dice así: La vida es una fiesta cuando uno hace lo que ama.

Mi amigo Mauricio Alejo, uno de los mejores fotógrafos de México, siempre me ha dicho que es bueno que no tenga galería, que así puedo hacer lo que se me de la regalada gana en mi producción artística, sin responder a compromisos adquiridos.

Yo digo que, gracias a esa libertad, soy ahora un superheroe sateluco que va por el mundo hablando de chihuahueños, de amor-sexo y del necesario orgullo mexicano. Ejerciendo ese libre alvedrio ayer me compré una nueva guitarra brasileña de doce cuerdas, acto que refleja que mis ganas de aprender a tocar se han duplicado y que mi compromiso por aprender también.

Amén.


Los tres garotos

noviembre 28, 2008

garotoss1

Lucas, Rodrigo y Marcus son los responsables de que esté al sur del Ecuador en América. Son artistas, curadores y docentes, amigos y personas que respeto y admiro mucho profesionalmente. En este país la gente se la rifa muy cabrón, tanto que he apuntado unas estampas en diferentes coches que dicen frases muy potentes:

“Luchar siempre, vencer a veces, desistir jamas”

“Aqualidade de um grande vencedor é nunca desistir”

“Deus é fiel”

Yo digo que cuando veo a mis amigos, en Brasil, en México y en otras latitudes, me gusta pensar que estamos haciendo historia, todos juntos, con todo y por todos lados.

Amén.

pd. el cuarto angel que aparece en la foto es el carismático Roco do Minas Gerais.


muito contente

noviembre 25, 2008

ruas

Un futuro recuerdo, sazonado con el sabor del acarajé, el olor de los cachorros quentes y los churrascos, tres tragos a una cerveija fría para lavar el sabor de la cachaça de la noche anterior. Samba en la rua y un chingo de gente sonriendo. Hay momentos que no me cansaré de agradecer.

Creo fervientemente que en esta vida, en esta ciudad y todas las demás, hay que perderse solo para poder encontrarse. Se dice que Paulo Coelho, autor brasileño, vivió de todo antes de escribir lo que escribe, el dice cosas muy bonitas como:

“Quando você quer alguma coisa, todo o universo conspira para que você realize o seu desejo.”

“A possibilidade de realizarmos um sonho é o que torna a vida interessante.”

“A felicidade às vezes é uma bênção, mas geralmente é uma conquista.”

Yo digo que Brasil es en verdad demasiado, caminar por la feira dominical es un lujo antropológico-gastronómico-artístico-social. También digo que tenemos tanto que aprender del espíritu de este gigante del sur que ya atrasé mi boleto de regreso a casa. Seguiré contento, mucho.

Amén.


Videoman 5.5

noviembre 21, 2008

vm55

Hoy presento en la expo de Arte.mov la versión 5.5 de Videoman, es la misma de Morelia, pero en lugar de patines uso una patineta tuneada.

Hace quince años que no patino, mañana saldré a darle por las calles de Belo Horizonte con un proyector de 2000 Ansi lumens en las manos, no me da miedo darme en la madre, me entusiasma el espiritu kamikaze con el que mi trabajo enciende mi coraçao.

Así es esto, este no-negocio, Clarice Lispector en Instalaciones de Nicole Brossard dijo alguna vez: Je suis douce mais ma fonction de vivre est féroce. Dicen que eso significa en español: Soy suave pero mi función de vivir es feroz.

Yo digo que Videoman contra-atacara con todo al país que lo vio en acción por primera vez: Brasil.

Amén.


Belo Horizonte

noviembre 20, 2008

belohs

La mejor luz para enamorarse es el atardecer, se ve lo bonito de lo bonito, y se ve más bonito aún.
La mejor vista en una ciudad es donde se ve el horizonte, nos recuerda nuestro origen y nuestro destino.
El mejor momento es el último respiro del sol en la tierra, ahí es donde florecen las rinostalgias y los deseos que no se cumplen se reciclan en la gran tómbola de la vida.

Dicen que el pasto más verde siempre es el del vecino, yo digo que en Brasil esto es una realidad innegable y no una aprecición u opinión subjetiva, y por supuesto digo también que estoy muy contento de vivir el aquí y el ahora en estas coordenadas.

Amén.

pd. Ayer vi uno de los atardeceres más bonitos de mi vida y por supuesto pensé en ti.


Pata de perro

noviembre 19, 2008

saup

Estoy en el aeropuerto de Guarulhos, en Sau Paulo, es un lindo aeropuerto que ya conozco, se donde sentarme, y donde hay conexión a la luz, a la red y pan de queso. Este es mi último viaje laboral de este año, con bombo y platillo, en una tierra frondosa, cerraremos un ciclo más.

Este año cumplo diez años de estar viajando con mi trabajo, tanto dentro como fuera del país, de vez en cuando me invitan a trabajar en otras latitudes. En esta década he aprendido mucho y vivido más. El primer viaje que hice fue a Venezuela, a competir con el video de RPM en el Festival de Vidarte. Desde entonces no hemos parado, a veces más, a veces menos, pero siempre agradezco la bendición del traslado y el constante movimiento.

Internacionalizarse es cada vez más fácil para todos los artistas, y pienso que, así como se busca profesionalizar y mejorar la tierra en que uno nació, uno debe de seguir compartiendo y comparando fuera de casa, son hábitos profesionales sanos que lo mantienen a uno con ganas de seguir haciendo más y mejores cosas.

En estos diez años los rituales nómadas han cambiado, antes bebía como en barra libre en el avión y dibujaba mucho, ahora leo las revistas y duermo lo más que puedo. Al principio veía la tele en cuanto llegaba, era diferente, ahora son casi los mismos canales en todos lados, salvo preciosas excepciones locales. Antes trabajaba menos en la laptop en el cuarto, ahora la mitad del viaje la paso resolviendo cosas a la distancia.  Hay cosas que no han cambiado, sigo probando todo tipo de comidas y bebidas nuevas y exóticas, comprando música y DVDs locales.

Dicen que todo en esta vida es transitorio, yo digo que los aeropuertos son la manera más bonita de recordarlo.

Amén


Mi hermano mayor

noviembre 17, 2008

rodos

Anoche fue la comida en Morelia con los ex-compañeritos de la prepa, muy amena y divertida, hace quince años salimos de la escuela y pese a que ya empezamos a lucir algunas arrugas, canas, o barrigas, algo muy jovial se seguía respirando en el ambiente. Cerveza y tacos, a las faldas de nuestra preciosa catedral. Hasta cánticos locales entonamos al final.

Hoy mientras nos curábamos una horrorosa cruda en el Güero, con unas tostadas muy sabrosas de ceviche y unas micheladas, mientras usaba con una maestría inigualable su blackberry, mi carnal el Rodo me dijo lo siguiente: “Uno aprende que en esta vida la palabra clave es paciencia”.

Yo, como buen hermano menor, no cuestiono la sabiduría de mi hermano mayor, menos cuando es una frase tan contundente y lapidaria como esta, menos un domingo a la hora de los sagrados alimentos y mucho menos en el ritual de ponerse tablas con la factura etílica de la noche anterior.

Yo digo que hay algún día, cuando sea grande como mi hermano, aprenderé a ser paciente.

Amén.