Acapulco

diciembre 26, 2008

acas

Vengo de una familia clase media, sateluca, periférica, que entiende los lujos hoteleros como algo que vale la pena vivir por encima del lugar que se visita. Para mi familia Acapulco es un clásico, no importa que el mar no sea ya tan bonito, que las playas y las albercas estén más llenas que un balneario de Morelos, o que los espacios y edificios tengan un toque ya decadente. Acapulco seguirá siendo Acapulco, ese lugar de fama mundial en los 40’s  y 50’s o de gran presencia en mi infancia en los 80’s y mi adolescencia en los 90’s.

En esos términos, un clásico es difícil juzgar, más cuando es tan cercano a mi historia personal.

La lista de compras para el super en esta vacación dice así:
Cajeta
Mermelada
Miel
Huevos
Mantequillas
Leche
Crema
Mayonesa
Jamón
Queso
Piña en almibar
Aceite de oliva
Yogurt
Tortillas de harina y maíz
Bloqueador
Bronceador
Manzanas
Nueces
Cerveza
Agua
Café
Jugos
Papaya
Limones
Jícama
Plátanos
Chipotle
Refrescos
Vino tinto
Mantel navideño
y Toallitas para Manuela

Yo digo que los Llanos son un chingo y consumen harto, que efectivamente lo que importa es estar juntos en estas fechas, y que prefiero este paréntesis familiar a cualquier plan exótico o decente de conocer cualquier otra playa o rincón del planeta. Soy consciente de las contradicciones que heredo, pero también de todo el amor y cariño con las que las asumo.

Amén.

Anuncios

Santas cartas

diciembre 24, 2008

nacimientos

A:
Santa Clos nunca me trajo lo que pedí, siempre me trajo más, por mucho, pero nunca exactamente lo que le pedía. Esto me volvió muy idiático (así le llamo al casarme con una idea y no querer otra cosa más que eso). A veces esto es muy estúpido porque uno no valora las cosas buenas que le rodean con creces, solo esta enfocado en el objeto de deseo no alcanzado.

K:
Las navidades ya no saben igual, para bien y/o para mal. Los deseos, las dinámicas y hasta los personajes cambian año con año. Hoy tenemos la oportunidad de re-inventarnos o perpetuarnos en las costumbres familiares o de nuestros pueblos. Las tradiciones sirven como puntos de anclaje, como referencias de lo que se acostumbra hacer para recordar X o Y historia o personaje. La navidad se dice surgió como ritual cristiano, plagiado por los católicos, retomando lo pagano.  Ya se que todo esta en movimiento y cambia constantemente, pero entre la ficción de un bizarro gordo anglosajón vestido de rojo con botas y barba blanca, y la de un pesebre con un nacimiento enmarcado por reyes, animales y una estrella-ovni de testigo, prefiero la segunda, me parece mejor construida, más compleja y humana.

En el caso de México me tocó de niño las posadas, la piñata (traída de China) o los nacimientos (importados de Italia), ahora puro maratón Guadalupe Reyes y excesos alimenticios, espero que mañana sea todo menos consumismo y más reflexión de corte de caja. El planeta lo pide a gritos, parece urgentemente necesario.

Q:
Hoy por la noche, como todas las noches buenas, lo más sabroso será compartir con mi familia la gula navideña. Y en esta ocasión por primera vez con la hija-sobrina-ahijada-nieta entre nosotros, las estrellas seguro brillaran diferente, y la noche, por primera vez en muchos años, sabrá realmente buena.

J:
Hay algo bonito en pedir y algo jodido en esperar.
Hay algo precioso en recibir y hay algo más increíble en dar.
Propongo hacer un intercambio de regalos azarosos todo el año y descansar el 24 de diciembre por la noche.

10:

Mi carta a Santa Clos dice: Para esta navidad te pido un país sin cabezas rodantes, sin políticos corruptos y políticas absurdas, un país de mexicanos responsables y productivos, una novia pa’ mi Chamaco que ya esta en edad de merecer, sonrisas de plenitud para todos los entes vivientes de la gran canica azul, una urgente conciencia más ecológica, y un año nuevo sin miedo a la crisis y con amor a la oportunidad de reajustar las jerarquías.

Como siempre, y pa’ no perder costumbre, yo espero que me traigas más, mucho más, de lo que te pido en esta breve carta.

Amén.


Comparando

diciembre 23, 2008

hebillas

Cada que viajo a Sudamérica, lo que más me cala y admiro es su sana distancia con los yankis. Se que esto surge por mi naturaleza sateluca, la relación amor-odio de todo mexicano hacia gringolandia se amplifica y polariza si eres de esa zona del DF, o por lo menos se complejiza a niveles que merecen un estudio posterior. Ir al supermercado y ver muchos productos con la leyenda: Industria Brasileña, Industria Argentina e Industria Uruguaya es algo que se me antoja que deberíamos de copiarles. Lo que esto puede reflejar en beneficios cotidianos para el grueso de la sociedad es demasiado apetecible. Se dice que el TLC solo desarmó nuestra industria y nos convirtió en un país maquilero, yo solo se que cada vez es más difícil encontrar productos nacionales en el mercado.

En este tono comparativo, el otro día un amigo me preguntó porqué en Brasil había un Festival de Animación con diez y seis años de antigüedad y el Festival más antiguo de Video de Latinoamérica, porqué en Brasil hay colectivos de doce personas que llevan doce años juntos. Yo le dije que la respuesta era muy sencilla, su bandera decía ORDEN y PROGRESO, mientras la nuestra tenía a dos animales dándose en la madre arriba de un nopal con espinas.

Como les digo a mis alumnos cuando doy el taller de video, si ven algo en su compañero de al lado que les interese o funcione, se vale pirateárselo, se vale integrarlo en su discurso si con eso se creceré. Se valen las comparaciones, si son sanas y se aprende de ellas.

Amén


La ecuación de una buena experiencia

diciembre 12, 2008

3ds

Sau Paulo me despidió cálidamente, con lágrimas y un tráfico sorprendente, México me recibió con luna llena, ciclistas en calles vacías regresando de la peregrinación de la Virgen de la Guadalupe y enormes piñatas en el pasillo de mi vecindad.

Con un cansancio digno de un merecido descanso, en el taxi del aeropuerto a mi casa voy pensando en que es lo que nos hace tener buena experiencia, dejarnos ese buen sabor de boca y llego a esta conclusión:

Una buena experiencia     =
expectativas rebasadas     x
metas alcanzadas              ÷
un periodo concreto         +
un espacio indefinido       –
las nimiedades que           ±
malentendemos al             ∞

Godard, en Elogio de un amor, dijo que Ciorán decía que “Todo pensamiento debería recordar la ruina de una sonrisa”, así que sin querer oxidar mi sonrisa con tanta actividad mental, yo digo que mejor disfruto del momento del retorno y dejo a la ecuación trabajando en mi disco duro.

Amén.


monteVIDEO

diciembre 11, 2008

montevideos

Dicen que Montevideo es muy pequeño y el azar es muy grande; dicen también que es el único lugar del mundo que se puede caminar con los brazos cruzados de tan tranquilo que es. Yo siempre he dicho, en tono exagerado, que Montevideo son como dos colonias Roma de la Ciudad de México.

Más allá de todo lo que se dice, o con qué se le mide, lo cierto es que es una ciudad preciosa, pequeña y muy linda. Linda es su gente también. Mi amigo, el director de cine Rodrigo Pla, me dijo alguna vez que los uruguayos son gente buena. Y desde que el me lo dijo, lo he podido constatar en muchos personajes de esta noble tierra, el net.artista Brian MacKern y sus compinches  videoadictos Enrique Aguerre y Willy Amato, Juliana Rosales y toda la banda de la FAC, Teresa Puppo y su hija Sofía, el mítico Carlos Capelan y sus locos secuaces, los adoptivos hartoarte uruguaicanos exiliados del DF, Felipe y su ex-Mariana de Logo, Patricia Betancour del CCE, Preprit y su padre al frente de un sinte o escritorio, el embajador Cassio y hasta Bettina y Fernanda en mis recuerdos de las noches locas en el Pachamama.

Felipón dice que los montevideanos son en escala provincianos, pero en contenido neto altamente cosmopolitas. Que su calidad de vida es de primer mundo. Con tanto personal tan buena onda en este espacio concentrado, la percepción de la ciudad se crece hasta la mismísima estratosfera. Esa combinación en una ubicación geográfica tan privilegiada hace de esta ciudad un lugar altamente entrañable.

Enrique Aguerre, pionero del video en el Uruguay, tiene un brindis que me gusta mucho repetir, dice: “El que se muera, pierde”. En estos días escuché también por estos lados, a un montevideoano decir “La vida es para gastarla”.

Yo digo que seguiré gastando las horas que me quedan en el sur de América, y que sin menospreciar la idea de que al final todos hemos de “perder”, la cosa es irse con algunas batallas ganadas y una sonrisa de satisfacción por haber jugado y apostado el todo por el todo.

Amén.


Respirando Buenos Aires

diciembre 9, 2008

laritas

Vine a Buenos Aires a saludar a mis amigos, cruzar el Río de la Plata en el Buquebus es una aventura que siempre aplico para poder convivir con los amigos de ambos lados.

Llegando hicimos una cena mexicana en casa de Graciela Taquini, un mole y unos frijoles refritos que dejó el Arcángel Constantini por acá. Vino Gustavo Romano y otros amigos. Hoy me fui a pasear a Palermo para comer con Martin Groisman en el Eros, mi restaurante favorito de la zona. En el taxi de camino leí un grafitti muy simpático que decía: “Seamos realistas, pidamos lo imposible”.

Por la tarde se sumo al recorrido Lara Arellano, una mujer que admiro y con la cual tuve un romance hace cinco años. La conocí en Videobrasil, en Sau Paulo, la busqué en Buenos Aires, la procuré tanto que hasta México fue a dar. Hoy, entre Quilmes y Quilmes, me dijo cosas muy interesantes sobre mi personalidad en relación a la manera de plantearme como pareja. Siempre he creído en la crítica constructiva y con este tipo de feedback que me deja pensando, creo aun más.

De regreso a casa de Taquini, donde me estoy quedando, ví una publicidad en la calle que decía “Ecologista es quien sabe reciclar una ex-novia en mejor amiga”. Recordando las palabras bien intensionadas de Lara, sonreí.

Tengo la rara costumbre de cortar relaciones por completo con mis ex-es. Pero hoy, después de hablar con Lara, y pensando en la inusual coincidencia que hoy también es cumpleaños de la güera (Andrea, mi ex alemana), y que Cristina (mi ex-madrileña) quiere irse a vivir pronto a México, pensé que era un buen momento para revalorar y reacomodar a los personajes que han pasado por mi corazón.

Yo digo que mis exes son buenos personajes y que una señal de madurez en mi tercera década bien podría ser llevarme bien con ellas. Se que pienso esto siendo lo más realista posible y pidiendo lo imposible por supuesto.

Amén.


El arte de vivir con arte

diciembre 6, 2008

fehrenbergs

Y por voluntad propia de vacacionar un poco, y por el gusto de acompañar al Felipe Ehrenberg a una chamba que tiene en Montevideo, nos venimos más pal sur.

En el aeropuerto aproveché para practicar un poco la guitarra y él sabiamente aprovecho para que ganáramos unos pesos.

Durante el vuelo hicimos unos dibujos en conjunto: el dibujando el título de la serie, yo dibujándolo a él, el dibujando como lo dibujaba yo a él, etc. Ese tipo de ociosidad creativa que con pocos cómplices puedo compartir tan bien.

Llegando, Sofía, mi amiga e hija de la artista Teresa Puppo nos llevo a comer al mercado del puerto, el mejor lugar para comer carne en el mundo. Ahí Felipe exclamó entre uno de los bocadosesto es un milagro de Dios”.

Yo digo que si, que TODO esto es un milagro de Dios, y que me siento muy pleno de estar donde estoy y con quien estoy. Que creo que la felicidad milagrosamente puede estar escondida en tantos recovecos, en un chinchulin con pimiento, en un excelente amigo, en un lindo acento que te haga sonreír, en una conferencia inesperada o un rayo de sol cuando estabas esperando la lluvia. Para pasarla bien solo hay que tener la mente despierta, los ojos bien abiertos, y el corazón abierto un poco más.

Amén.