Santas cartas

nacimientos

A:
Santa Clos nunca me trajo lo que pedí, siempre me trajo más, por mucho, pero nunca exactamente lo que le pedía. Esto me volvió muy idiático (así le llamo al casarme con una idea y no querer otra cosa más que eso). A veces esto es muy estúpido porque uno no valora las cosas buenas que le rodean con creces, solo esta enfocado en el objeto de deseo no alcanzado.

K:
Las navidades ya no saben igual, para bien y/o para mal. Los deseos, las dinámicas y hasta los personajes cambian año con año. Hoy tenemos la oportunidad de re-inventarnos o perpetuarnos en las costumbres familiares o de nuestros pueblos. Las tradiciones sirven como puntos de anclaje, como referencias de lo que se acostumbra hacer para recordar X o Y historia o personaje. La navidad se dice surgió como ritual cristiano, plagiado por los católicos, retomando lo pagano.  Ya se que todo esta en movimiento y cambia constantemente, pero entre la ficción de un bizarro gordo anglosajón vestido de rojo con botas y barba blanca, y la de un pesebre con un nacimiento enmarcado por reyes, animales y una estrella-ovni de testigo, prefiero la segunda, me parece mejor construida, más compleja y humana.

En el caso de México me tocó de niño las posadas, la piñata (traída de China) o los nacimientos (importados de Italia), ahora puro maratón Guadalupe Reyes y excesos alimenticios, espero que mañana sea todo menos consumismo y más reflexión de corte de caja. El planeta lo pide a gritos, parece urgentemente necesario.

Q:
Hoy por la noche, como todas las noches buenas, lo más sabroso será compartir con mi familia la gula navideña. Y en esta ocasión por primera vez con la hija-sobrina-ahijada-nieta entre nosotros, las estrellas seguro brillaran diferente, y la noche, por primera vez en muchos años, sabrá realmente buena.

J:
Hay algo bonito en pedir y algo jodido en esperar.
Hay algo precioso en recibir y hay algo más increíble en dar.
Propongo hacer un intercambio de regalos azarosos todo el año y descansar el 24 de diciembre por la noche.

10:

Mi carta a Santa Clos dice: Para esta navidad te pido un país sin cabezas rodantes, sin políticos corruptos y políticas absurdas, un país de mexicanos responsables y productivos, una novia pa’ mi Chamaco que ya esta en edad de merecer, sonrisas de plenitud para todos los entes vivientes de la gran canica azul, una urgente conciencia más ecológica, y un año nuevo sin miedo a la crisis y con amor a la oportunidad de reajustar las jerarquías.

Como siempre, y pa’ no perder costumbre, yo espero que me traigas más, mucho más, de lo que te pido en esta breve carta.

Amén.

Una respuesta a Santas cartas

  1. Lata dice:

    Uy, so far, mi entrada favorita de este blog.

    Ojito de Remi.

    A mí nunca me trajo Santa Claus, es más, ni creía en él. Supongo que suponía que era sólo para los gueritos del norte, ya no me acuerdo cuál era mi reacción ante el barbón de rojo.

    Veo que tienes una sobri… lo máximo en la vida (so far, al menos).

    Me encantó…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: