Ciber-confesión

ggps

Es increible la facilidad con la que uno puede acostumbrarse a las comodidades del Imperio, lo pronto que uno puede dejar de ver y de criticar los excesos para dejarse llevar por el goce, hacerse de la vista gorda de lo absurdo del sistema cuando uno esta disfrutando desde la punta de la pirámide. Dejar de pensar en todas las ventajas y sus costos que acarrean para el resto de los no-privilegiados.

Es bastante conocida la relación de amor-odio que tenemos los mexicanos con nuestros vecinos gringos, para nosotros los satelucos esta contradicción se acentúa. Alguna vez alguien me dijo que Carlos Monsivais había dicho que “Los satelucos son los primeros gringos nacidos en México”. Nunca la pude confirmar, pero siempre me dio vueltas en la cabeza la frase. Es verdad que hay muchas cosas de su estilo de vida que solo se instauraron en la zona sateluca de la mancha DFeña, pero si de importación y apropiación de costumbres yankis con mexicanas se trata, los cholos, pochos, chicanos y mojados nos dan grandes lecciones de mestizaje contemporáneo.

Para mi el artista más representativo de este incesto vecinal es el Sr. Guillermo Gómez-Peña, alias el MAD-MEX. El y su Pocha Nostra han trabajado muchísimo el tema. Yo lo quiero y admiro mucho, de hecho el término “acupuntura urbana” que uso para explicar el trabajo de Videoman, esta inspirado en uno de sus performances.

En su escrito número 90 de su libro titulado “Bitácora del cruce”, nos dice la siguiente Ciber-confesión:

Hoy estoy cansado de intercambiar identidades en la red.
Durante las últimas 8 horas
he sido un hombre, una mujer y una vestida.
He sido negro, asiático, mixteco y alemán.
He tenido 10 años, 20, 42 y 65.
He hablado 7 idiomas fragmentados
y varias lenguas muertas.

Necesito un buen descanso….

Hoy, viernes por la noche, ya de regreso en DF, después de haberla pasado bomba durante una semana en las tierras del Tío Sam, cansado de mandar correos a miles de personas (spam cultural altamente justificado), yo digo que necesito un respiro y dejar de juzgar tan severamente a los vecinos del norte, después de esta rica  experiencia en U. S. quiero pensar que puedo comprenderlos. Por lo menos intentarlo.

Amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: