El rol del artista

videomanexpos

EL ROL
Ayer dejé Ginebra para venirme a Zurich, dejé montada mi expo de Videoman 6.0 en la galería LABO. El espacio era pequeño, pero creo que el montaje nos quedo coqueto.

El inventor Buckmister Fuller dijo: “Cuando trabajo en un problema nunca pienso en la belleza. Solo pienso en como resolver el problema. Pero cuando termino, si la solución no es bella entonces se que es equivocada”. Yo quedé muy a gusto con la reciente experiencia, a mi la solución me parece certeramente bella, espero a los demás también.

Ahora vine a la Colección Daros-Latinoamérica a presentar el DVD de “La Cooperativa de Arte en Video”. Este gran esfuerzo que hicimos varios artistas y curadores para poder sacar comercialmente la primera recopilación mexicana de arte en video, llega a este espacio gracias al conecte de mi amiga Regina Vogel, a la coincidencia del viaje con el tema de su reciente exhibición (video) y porque algunos de los artistas en el DVD son parte de dicha colección. Para contextualizar un poco más, voy a dar una plática sobre la historia del video en México.

EL ARTISTA
Cuando apliqué para hacer una maestría en artes en una prestigiada escuela en Londres mandé una carpeta con doce imágenes, doce proyectos que no eran solo piezas, eran series donde cada una tenía parámetros e intereses muy diferentes, también había proyectos de difusión y curadurías, todo con un tiempo de vida definido, reseñado y bien ilustrado.

No me aceptaron y pensé que había dos opciones: la primera porque era yo muy malo, o la segunda porque era yo muy bueno, demasiado cínico en mis declaraciones y con todo ya muy bien trabajado. Hoy, unos cuantos años después, creo que era no era ni una, ni la otra, sino que simplemente no entendemos el quehacer artístico igual en las diferentes latitudes del globo. O mejor dicho, en unas países uno se puede dar el lujo de ser solo artista o curador o historiador, y en otras nos sentimos con la obligación de terminar haciendo más, siempre más, y de todo un poco o un mucho.

Estos días en Suiza, en el mentado primer mundo, donde todos tienen las necesidades básicas más que resueltas, me ha dado por pensar en las diferentes maneras de entender el rol del artista en la sociedad y de las diferentes tonalidades e intensidades con las que se puede proyectar una propuesta.

En una entrevista reciente que leí del nómada escritor Paul Theroux dijo que: “Un hombre feliz no puede ser escritor. Está demasiado ocupado siendo feliz”. A mi que me fascina el tema de la felicidad me gusta pensar que todo se puede, pero que efectivamente tanta bonanza puede hacer las películas personales algo sosas y demasiado “lights”.

EL ROL DEL ARTISTA
Yo digo que no solo me gusta lo que hago, sino que me apasiona la idea de poder hacer lo que toda mi vida quise hacer, poderlo hacer por varios lados y poder vivir de ello. Y que si uno, aparte de todo, la hace de techno-cirquero con un chihuaueño por las calles del viejo continente, no le resta sino le da, no se confunden las cosas sino que se amplían las funciones.

Además, si de roles hablamos, a mi me encanta darme el rol.

amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: