100 cosas por decir

agosto 31, 2009

maquinas

Como ya he mencionado anteriormente, este blog solo va a tener 365 posteos, uno para cada día de un año no bisiesto. Llevo 265 en 18 meses, y nos quedan aún 100 rinostalgias que cocinar. ¡Todo un centenar de sabores que experimentar!

Pueden sonar pocas o muchas, a según la voluntad y el entusiasmo que uno tenga. Si escribo diario terminaría en menos de cuatro meses, y si escribo una vez a la semana este proyecto vería su fin dentro de dos años. Es así.

Este blog tiene varias funciones: primero, me sirve de ejercicio constante en la práctica de la escritura; segundo: es una especie de autobiografía, genero bastante abandonado en el arte contemporáneo e inexistente en el mundo del video; y tercero: es un anecdotario que pretende compartir cuestiones personales que de alguna manera ayuden a los que quieran saber porqué uno hace lo que hace, y cómo uno lo hace. Pueden funcionar como motivaciones personales o asesorías profesionales. Y bueno, por último, también es una manera creativa de ejercitar mi ojo con las iPhonografías cotidianas, y de auto-terapearme constantemente sentado en el diván de mi procesador,  haciendo los exorcismos necesarios y repetiendo unos decretos-e.

Saber las intenciones del tiempo invertido en este proyecto, así como la cantidad de tiros que me quedan, hacen que quiera ajustar parámetros, revisar cronogramas y por supuesto tener más cuidado en el uso de mis palabras.

Guillermo Arriaga escribió en esta vieja máquina de escribir la exitosa película “Amores Perros”, y él dice que para cada tratamiento que escribía del guión repetía la escritura completa del mismo, para así revisar todo, palabra por palabra. Ese tipo de rigor en su escritura lo ha llevado a cosechar muchos frutos.

Yo digo que por supuesto no tengo ese talento pa’escribir, y quizás ni una pizca del rigor con el que él ve al mundo literario, pero eso si, soy práctico y trato de ser sistemático con los proyectos a los que les dedico tanto tiempo, también el echarle muchos huevos…algo habrá de compensar.

Amén.

Anuncios

Otra vez esta maldita felicidad

agosto 27, 2009

wachos

¿Que detona un mar de pensamientos?
¿Y que se siente cuando se siente?
De aquí pa’lla…cuanto falta?
¿Y si sí, y si no? ¿Si no?

Dicen que Chavela Vargas dijo “Las mujeres con pasado y los hombres con futuro son las personas más interesantes”, yo digo que hay pasados que saben a gloria y futuros que se antojan confirmar, conjugados y salpimentados siempre en presente.

Y en una nublada mañana de agosto, todavía algo emocionado, siento que lo puedo todo.

Amén.


Un antiguo trabajo con un nuevo nombre

agosto 20, 2009

videopadowans

Esta semana regresé a dar clases a una universidad: la Esmeralda en el Centro Nacional de las Artes, regresé porque veo muy descuidada a mi alma mater. Espero poder aportar algo para mejorar el nivel de los estudiantes.

Siempre he dicho que, para los artistas, dar clases es un mal necesario, es algo que se debe de hacer aunque no se tenga mucho tiempo y pese a que se pague muy mal la educación en este país. Hay que ser generoso con el conocimiento y pasar la estafeta como no la pasaron a nosotros.

Todos estamos de acuerdo en que la educación es muy importante en este país, en todos los rubros, si mejoramos eso, la realidad será otra. El año pasado había renunciado a dar clases en las Universidades porque me cansé de que los alumnos no necesitaran maestros, sino niñeras, y también me hartó que ahora los alumnos no son estudiantes, sino clientes: “Te gusta tu maestro? O te lo cambio?”. Eso es una estupidez.

Así que este año decidí mejor enfocarme a dar talleres, pagan mejor, viajas más y trabajas con puras personas interesadas. Pero la idea de regresar al taller de video de la Esmeralda, del que yo soy ex-alumno de la primera generación, me pareció una linda manera de reconciliarme con esto de la docencia fija.

Y para esta nueva actitud he adoptado un nuevo término, he decidido que no voy a ser maestro o profesor de video, voy a ser ENTRENADOR DE VIDEO. Ya que me gustan los modelos más participativos y horizontales de enseñanza, y ya que creo mucho en el quehacer artístico por encima del  ilustrar con piezas teorías, y la repetición de algo para aprender. Voy a asumir que yo no soy el que lo sabe todo y va a ilustrar, sino que simplemente soy el que ayuda a ejercitar, el que motiva y asesora para lograr metas más ambiciosas, el que esta corrigiendo el estilo y la técnica.

El ex-entrenador y ahora directivo del Real Madrid, Jorge Valdano dijo: “¿Un rival sin interés atacante? Es como intentar hacer el amor con un árbol”.

Yo digo que me he divertir más con esta nueva etiqueta, y espero que mis jóvenes padawans por lo menos se contagien de un sano espíritu atacante y que salgan con el conocimiento suficiente por lo menos para distinguir entre un árbol y su pareja.

Amén.


Tres accidentes

agosto 16, 2009

sigas

Los santos inocentes
Hace como catorce años, un 28 de diciembre, día de los santos inocentes, mis padres tuvieron un accidente en la carretera. Iban rumbo al aeropuerto de Morelia, y se voltearon en su camioneta. Los dos ingresaron a terapia intensiva, casi mueren.

Mi madre con la cara madreada, costillas y vértebra rotas, se había salido del coche por la ventana en una vuelta. Mi padre con cuasi estallamiento de vísceras, la cadera partida a la mitad y algunos lesiones en las piernas. Nos tocó a mi hermano y a mi recibirlos en urgencias.

Estuvieron hospitalizados mucho tiempo, en una sala donde a cada rato se morían vecinos de cama. Mi padre no pudo trabajar durante tres años, y después de once meses por fin empezó a caminar. Sobrevivieron de milagro, él con lesiones de la cintura para abajo, ella con lesiones de la cintura para arriba.

Ese accidente a la familia nos unió. Desde entonces tratamos de vernos lo más que podemos, por lo menos una vez a la semana, en una rica y generosa comida o cena. Valoramos más el aquí y el ahora, que bien sabemos lo tenemos prestado.

La historia del niño
“El Niño” es un amigo regio de mi hermano, así le dicen. Manejando en la Ciudad de México, una ciudad de 23 millones de personas, chocó con una señora en alguna gran avenida. La señora no traía sus papeles del seguro y cuando fueron a su casa por ellos, conoció a su hija, se enamoraron y ahora tienen una hija: “la Niña”.

Ese accidente creó una familiar, cual rompimiento de condón, no más que más bonito y sorprendente.

Mi primer choque
Fue en conjunto con mi hermano, y sin estar ninguno de los dos al volante. Estábamos en la secundaría y queríamos arrancar el coche empujándolo, el detalle fue que se nos olvido que había una bajada y el bocho se fue a estrellar contra un poste al final de nuestra calle. No hubo heridos, pero si una regañada por tan grande estupidez. Hoy es una simpática anécdota.
_ _ _

Mark Twain decía que “El accidente es el nombre del mejor de los inventor”, y Napoleón Bonaparte decía a su vez que “No existe eso que llaman accidentes, es el destino con otro nombre”.

Yo digo, mientras pedaleo en el Ciclotrón en este re-sabroso domingo asoleado, que heme aquí, esperando que pasé algo sorpresivo, siempre para bien.

Amén.


Milicia hogareña

agosto 14, 2009

armas

Recientemente he estado leyendo mucho sobre la Revolución Mexicana, en específico de Pancho Villa y Emiliano Zapata, mientas más los conozco mas me seducen. La investigación la hago para una exposición a la que me invitaron en el Paso, Texas, para el próximo año. Esto del Centenario y Bicentenario seguro nos va empalagar en algunos temas, pero en el inter varios asuntos podrían sanamente quedar desempolvados.

A raíz de esta investigación he decidido armar mi propio ejercito, lo he llamado “La División Romita”, y esta conformada por mis cinco asistentes, mi mascota y yo.

Sus nombres, cargos y responsabilidades son los siguientes:
· El temible Sargento Chamacón, siempre alerta en la vanguardia.
· La intrépida Comandante Zelda, estratega nata en el arte bélico.
· La imparable Coronela Lucha, condecorada en sus múltiples batallas e invicta en su estancia en México.
· La Capitana Jennifer, encargada de asuntos de espionaje internacional.
· El astuto Cabo Alex, responsable del departamento de municiones y telecomunicaciones.
· El escurridizo Soldado raso Chiscucas, mundialmente famoso por su arroz pre-cosido.
· Por supuesto yo me he auto-nombrado el General Llanos, cabecilla de esta manada de imparables guerreros.

Más que un ejercito creo somos una guerrilla, o por lo menos una tropa rebelde con ínfulas expansivas. En la Patagonia leí en una estampa de un coche, pro recuperación de las Islas Malvinas, que decía el siguiente slogan: “El pasado nos convoca, el presente nos reclama y el futuro nos exige”.

Yo digo que hoy, ante tantas crisis de todo tipo, ante tanta guerra en todas las latitudes, bien vale la pena organizarse, cerrar filas, tomar las armas y declararse en pie de guerra: “¡Tierra, libertad y harta felicidad!

Amén.


Fronteras personales

agosto 12, 2009

mapas

Vivo en la esquina norte de la colonia Roma, la que se llama “La Romita”, donde Buñuel filmó “Los Olvidados”. A una cuadra al este tengo a la brava  Colonia Doctores, y a dos cuadras en la misma dirección está “La Arena México”, donde todas las semanas se dan en la madre los rudos contra los técnicos. Si apunto más hacia el norte, tengo el Centro, donde el corazón comienza y las corazonadas nunca sobran, las faldas de un territorio que hasta la fecha no me da pena etiquetar como mágico. A tres cuadras está el hoyo más punk del D. F., “El foro Alicia”, y en menos de dos cuadras tengo el metro, cines, teatros, puteros y hasta una pulquería llamada “La hija del apache”.

Si volteo en dirección al sur, el paisaje cambia, la pretensión comienza, se disfruta la zona aspiracional del D. F., en ese tono, y desde el Porfiriato, se acompaña con ensaladas capreses, carpachos y vinos tintos. La Roma es divina, pero la mayoría de lo que le brinca de la Fondesa huele a negocio que no encontró lugar en la colonia de al lado. La verdad hay ciertas iniciativas que vale la pena aprovechar, y otras que valdría replantearse, quizás hasta legislar.

Y es así como nace mi dualidad por querer tener lo mejor de ambos mundos, de ambos Méxicos, el bravo y el pacífico, el norteño y el sudaca, el naco y el fresa, el crudo y el maquillado, el águila y la serpiente. Sentirse completo de un lado de la balanza, pero mirando y anhelando el lado opuesto.

Bertrand Russell decía que “el estar sin algunas de las cosas que deseas es una parte indispensable de la felicidad”.

Yo digo que soy feliz por estar en esta frontera, la que he escogido, pero me pregunto si no sería mas sano tratar de dejar de verlo todo en sus extremos, dejar de entenderlo todo como blanco y negro, que para empezar somos mestizos y empezando por ahí, ya no se puede ser purista.

Amén.


La novia de los tres días

agosto 5, 2009

parejas

Hace MUY poco, tuve un intento de noviazgo y me duró tan solo tres giros de la tierra sobre su eje. Al parecer, y si me dejo llevar por las estadísticas, cada vez duro menos.

Era, como de costumbre, una chica muy linda y amena, pero también, y para no arruinar la costumbre, bastante inestable. “No eres tu, soy yo” me dijo. Y así se acabó mi entusiasmo, con una sonrisa por no creer la inverosímil frase que no escuchaba desde la prepa.

En una auto-encuesta titulada “Sobre el Amor” que publicó Luis Buñuel, el cineasta se preguntaba y contestaba lo siguiente:

I. ¿Que clase de esperanza pone usted en el amor?
Si amo, toda la esperanza. Si no amo, ninguna.

II. ¿Sacrificaría por amor, gustosamente o no, su libertad?
Por amor sacrificaría con gusto mi libertad. Ya lo he hecho.

III. ¿Reconocería el derecho de privarse algún tiempo de la presencia del ser que usted amase, sabiendo hasta qué punto la ausencia es exaltante para el amor, pero percibiendo la mediocridad de tal cálculo?
No querría separarme del ser amado. A ningún precio.

Me quedan claras dos cosas. Una, que Buñuel entendía el amor como a mi me gusta entenderlo, y la otra, que definitivamente el que tiene problemas soy yo, por escoger salir con ese perfil de personajes. Hay algo que debería de entender y pronto, para poder encontrar a alguien constructivo, y afín, con quien compartir.

Porque aunque suena naif o muy idiota, me quiero seguir poniendo la camiseta del amor, por más ridícula que hoy esta sea considerada. Yo digo que en esta vida si se es cursi hay que tener los huevos de admitirlo y demostrarlo.

Amén.