Apnea

lunas

Tengo una enfermedad que se llama Apnea, consiste en dejar de respirar mientras duermo. Te afecta porque dejas de tener un sueño reparador (padeces en la noche “microdespertares”) y lo más peligroso es que se deja de oxigenar el cerebro y esto puede causar desde un bajo rendimiento físico, perdida de la memoria, hasta complicaciones más feas que no vamos a mencionar.

Ayer fui a ver a un doctor del sueño, un nicaragüense buena onda que me explicó más sobre este padecimiento que lo que pude leer en wikipedia. Desde que existe internet, es impresionante como se ha generalizado el auto-diagnóstico y puede florecer mejor el hipocondriaquismo.

Mediante un diagrama me explico los ciclos del sueño. Son cinco, dentro de los dos primero uno sueña: imágenes, recuerdos, añoranzas, deseos, etc., esa válvula de escape que hace que el cerebro no se fría, y en los tres finales uno tiene el famoso sueño-reparador, ese que hace que el cuerpo y la mente (quizá el alma también) recuperen sus fuerzas.

El hecho de interrumpir mediante la apnea esta etapa de verdadero descanso, hace que regreses a los ciclos donde sigue la película. Este hecho podría ser considerado una cualidad para los que nos dedicamos a las imágenes y el mundo audiovisual, pero la factura se paga en el día a día, con una tendencia a la narcolepsia, con problemas de retención de datos y con cosas menos bonitas, que de nuevo digo, no vamos a mencionar aquí.

Hoy me van a hacer un estudio, en mi cama, como en la pelí de Michel Gondry me van a cablear y a monitorear la frecuencia respiratoria y la actividad encefalográfica, van a hacer una polisonmografía (quesque un estudio del sueño).

Alexander Pope dijo en su poema “Eloisa to Abelard” una frase que inspiró a Gondry en el título de su película:

¡Qué feliz es la suerte de la vestal sin tacha!
Olvidarse del mundo, por el mundo olvidada.
¡Eterno resplandor de la mente inmaculada!
Cada rezo aceptado, cada antojo vencido.

Yo digo, ya empiyamado y con cables en la cabeza, que estoy listo para que me revisen mis sueños, miedos y esperanzas. Que se metan en mi cabecita y si pueden de una vez me borren a dos-tres novias del disco duro y así me libren espacio para generar nuevas historias. Siempre mejores.

Amén.

2 respuestas a Apnea

  1. Mirnuccia dice:

    espero q todo le vaya bien.
    y permitame reirme de lo ultimo, ya que me recordo al eterno resplandor de una mente sin recuerdos… jajajaja
    aunque, no olvide q es bueno recordar, incluso esas “historias” non-gratas😀 descanse y duerma bien
    besos

  2. Raquel dice:

    Hola Fer,
    Mi padre es experto en tratamiento de apnea, es dentista pero trabaja en conjunto con médicos en la Universidade de S.Paulo. Si no te cuidan bien sepas que tienes otra alternativa si pasas por Brasil un día de estos.
    Suerte y besos,
    Raquel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: