Un luchador

septiembre 3, 2009

luchadors

Y sí, tengo apnea y dicen puede ser peligroso, que hay personas que mueren de esto, pero también es difícil sobrevivir en la Ciudad de México, gente que muere en esta mega-urbe,  y no por eso uno deja de salir a disfrutarla.

Mi apa dice que la vida la tenemos prestada, así que yo pienso entregar el equipo los más usado posible. Los dos hombros dislocados -dos veces cada uno-; una clavícula, una costilla y una falange rotas; tres esguinces de tobillo en las dos piernas, un hematoma en la cadera, hartas cicatrices y ahora una apnea, son algunas de las medallas ganadas en este ring llamado vida.

No hablo de ser descuidado ni mucho menos de ser autodestructivo, solo que se que hay que tirar pa’lante, con o sin enfermedad del sueño, resolviendo los problemas y apechugando los que te digan que no se puedan resolver…en lo que encuentras la solución.

Baudelaire decía que “Para conocer la felicidad es preciso tener el coraje de tragarla”. Yo, desde la Arena México, grito montado en las cuerdas: “¡Aquí estoy, sin miedo a dormir, menos a soñar y mucho menos a rifármela arriba del ring!”.

Amén.

Anuncios