Cenas y escenas

Hace más de un año terminé a golpes en una cena muy cukis. En el loft de un pintor que dice se vende bien, en el Pueblo Nuevo en Barcelona. No es un hábito en mi pelearme, pero también hay que aclarar que no fui yo el que se puso físico.

Un amigo me invitó a cenar, y resulta que en esa cena había algunas personalidades del mundo del cine, la publicidad, del arte, el modelado y el futbol. Pero resulta que dos de ellos me deben dinero desde hace diez años y uno de estos dos hasta presentó mi trabajo en Berlín y Los Angeles sin pedirme mi autorización ni darme el crédito. Resultado: me molestó de sobremanera su persona.

Lo chistoso de la situación fue venírmelos a encontrar nueve años después en tan preciosas tierras catalanas. Thomas Jones dijo: “los amigos van y vienen, pero los enemigos se acumulan”. Espero no tener muchos enemigos, pero en este caso se me juntaron dos en la misma mesa, y dos para mi ya es demasiado.

Regresando a la cena, primero se habló de personalidades de la política y el entretenimiento, pero todo empezó a subir de tono cuando se empezó a hablar de cine, a discutir sobre películas específicas mientras el tinto seguía fluyendo. En algún momento no pude aguantarme más y les reclamé a grito pelado durante el postre el dinero que me debían, y por supuesto el uso y explotación de mi trabajo sin mi autorización.

De los gritos se pasó a los sombrerazos, uno de los dos me dijo “Esto vamos a resolverlo como los hombre, en la calle y a golpes”. Le dije: “Con gusto cuando terminé de discutir con tu amigo salgo a la calle y te rompo la madre”. Ahora que lo pienso creo que mejor les hubiera dicho que se resolvía más fácil pagándome lo que me debían, pero el tipo seguía insistiendo en que saliéramos, y yo lo seguía callando, hasta que la cosa se puso física. Un intento de someterme por el cuello de su parte, mi respuesta: una aventadota donde salió volando contra una mesita con sillas y con cosas de cristal encima. Se abrió la cara y comenzó a sangrar, levanté las manos y dije “yo no vine a pelearme”, opté por irme mejor de la cena.

Me parece que manejé la situación de una manera mediocre, no les rompí la madre (y tengo la capacidad de hacerlo), ni conteste de una manera elegante, me ganó la rabia avivada por unos tintos. Fue una explosión de coraje añejada ante esos dos que me deben desde que tenía 25 años $11, 000 pesos, lo que en aquellas épocas eran 4 meses de renta para mi.

La semana pasada, se me dislocó el hombro discutiendo con un güey en una fiesta-cena a la que él se coló de la misma manera que yo llegué a esa fiesta en Barcelona: por casualidad o causalidad. Ahora, ya más tranquilo, recordé esa noche, hace algunas lunas, a miles de kilómetros de distancias. Así da la vida vueltas, y nos pasamos la factura unos a otros. En ambos cenas la violencia fue más verbal que física, pero en ambos casos hubo una interrupción y posteriormente un herido.

Kennedy decía “Perdona a tus enemigos, pero nunca olvides sus nombres”, yo digo que perdono a los que me deben ese dinero y al que hace una semana ayudo a mi hombro a dislocarse, y que espero por su salud y la mía olvidarme de sus nombres también. La próxima factura que la pague cada uno.

Esta noche, me declaro un mesero de la vida, un garrotero del amor y un chef de experiencias dispuesto a dar lo mejor en esta cena de gala que me toco vivir.

Amén.

5 respuestas a Cenas y escenas

  1. Estaba a punto de apagar y que veo el mail de notificación de un post nuevo tuyo y ahí vengo a echar un oclayo, sabes me gustan tus experiencias aunque sean de echar pleito, tu avisa y echamos montón!
    Confiésome piratona de tus pensamientos, bueno no piratona como estos que hasta mal pagan, pero cuando siento que no me sale nada vengo a tu blog y leo y releo y como que me vuelve la inspiración, de repente me llevo una frasecita y la incluyo pero sin el ánimo de andar de raterilla, si no más bien porque enriqueces mis pensamientos, (no me vayas a aventar a la mesa de junto que se ve que les sirvieron mole!)
    Por favor nunca dejes de escribir tus Rinostalgias. =)

  2. Lo único que puedo decir es: GRACIAS. Por que tus experiencias cambiaron la percepción de las mías, al menos por hoy… completamente. Y me has dado una gran lección en tan solo 30 segundos de lectura.

  3. Koquis dice:

    Fer. hay veces que debemos tomar las cosas de quien vienen…y no hacerlo personal tambien ayuda. Bueno eso es lo que nos enseñan los buenos modales…pero esta vez me dio gusto saber que les dejaste en claro…el que la hace…la paga! jajaja saludos desde la Riviera!

  4. ___M. dice:

    Recupérate pronto de tu hombro, mis mejores deseos.

  5. Suspi dice:

    Cuidate mucho, Zampi! recuerdo que me contaste la pelea de la cena de bar mientras tomábamos jamón y vino en una de las tascas de la calle del Almendro de madrid. me di mido entonces…no te metas en lios! ja,ja, muchos besosssss
    Suspi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: