Lilit

noviembre 27, 2010

Todo mito tiene un origen, cada espacio contiene una anécdota, y una historia es el resultado de circunstancias y la suma de voluntades. Esta es la historia de un espacio que busca ser mítico.

Dicen las antiguas escrituras que Lilit fue la primera mujer de Adán, creada con barro al igual que su compañero, salió del paraíso por voluntad propia y se instaló junto al Mar Rojo para vivir con sus siervos y amantes, fue pues la primera mujer independiente. Posteriormente se convirtió en una bruja que sonsaca a los hombres por la noche. Actualmente se le representa pelirroja y muy hermosa, a veces alada.

Esta peculiar mujer mitológica, mítica, rebelde, autónoma, seductora e inquieta, guapa y cabrona (de esas que dejan huella) es la que tomamos como estandarte para crear no un bar, sino toda una experiencia estética, etílica y gastronómica.

Este espacio surge de la iniciativa de tres jóvenes que a lo largo de su vida profesional han sabido sumar a su trabajo la ayuda y el talento de otros personajes para alcanzar un bien común, más amplió y colectivo. Compartir y expandir las oportunidades ha sido nuestro sello como gestores, curadores, promotores y productores.

Hace diez años Hector Falcón llevó a Japón el festival de arte contemporáneo mexicano más grande que han visto esas tierras, el “Mexartfest”. Octavio García ha dirigido y producido televisión por más de una década, y ha realizado eventos masivos, por ejemplo, el pasado Día del grito del 2009 produjo el inolvidable espectáculo “México en el corazón”, más de 155 mil personas por noche pudieron disfrutar del espectáculo. A mi me han aplaudido mi trabajo como promotor de arte en video, hemos hecho exhibiciones y publicado textos y DVDs que hacían falta, además inventé Animasivo, el foro de animación contemporánea del Festival de México que se presenta en espacios como el Zócalo, el Metrobus y el Auditorio Nacional. Es el más importante del país y el tercero de Latinoamérica.

Somos tres ambiciosos personajes que hemos tenido complicidades en diferentes áreas profesionales, todas culturales y creativas, hemos hecho cine, televisión, publicaciones, exposiciones y festivales. Y con este mismo entusiasmo y cuidado, queremos compartirles nuestra primera incursión en el arte de compartir los sagrados alimentos y las bebidas espirituosas.

Así es como nace Lilit, un pequeño y exclusivo bar en pleno corazón de la Colonia Roma, enmarcado en un edificio del porfiriato busca vender los mejores cocteles de la Ciudad de México. Este bar tiene un cuidado extremo en todos los detalles que lo configuran, desde sus ingredientes, hasta los espacios, desde la cristalería hasta la carta de tragos creada por el bartender argentino Lucas Ranzuglia, indudablemente uno de los mejores del país.

Dado nuestra naturaleza, el bar contiene una serie de intervenciones de artistas, críticos, escritores y diseñadores de primer nivel. Se pueden ver impresas en los platos frases de Jordi Soler, Nicolas Alvarado o Guillermo Arriaga, y sobre los muros y en la cristalería dibujos de artistas como Acamonchi, Felipe Ehrenberg, Arcangel Constantini y Carla Rippey, por mencionar algunos. Hasta un dibujo de Quentin Tarantino que hizo durante su visita hace un par de semanas.

Dicen que saber vivir es un arte, yo digo que en Lilit nos gusta contagiar este espíritu.

Amén.


Ciudad Juárez

noviembre 22, 2010

La ciudad más violenta del mundo colinda con el imperio más bélico del planeta, más de una decena de muertos al día dicen por’ai. La televisión y la web no muestran nada que contradiga esos números, al contrario, cotidianamente nos muestran masacres multitudinarias, personalizadas, a domicilio y para llevar. Fuerte, jodido, como de película gore de esas que uno no quiere ver, menos vivir.

Llevan muchos años en esta zona del país con el sistema binario de asesinatos e impunidad funcionando a la perfección. Esa dupla ha doblegado a las autoridades, a los medios y a la población en general. Hace cinco años, cuando vine por primera vez por estos rumbos a dar una conferencia, lo primero que vi al salir del aeropuerto fue una hoja tamaño carta con el “SE BUSCA” y la cara de una niña de cinco años llamada “Estrellita” en ella. Tres días después, a mi regreso, leí en el periódico local que la habían encontrado violada, mutilada y en un barril con cemento.

Aun así, con todo y todo, la vida sigue en esas latitudes, porqué de alguna manera tiene que seguir, porqué vivir lo cotidiano aunque este podrido es mejor que no vivir, la inercia de la supervivencia y de pensar, como hace cien años, que las cosas pueden mejorar, algún día.

Con todo esto en la cabeza, fuimos Gregorio Rocha y yo a hacer un par de tomas a Ciudad Juárez para el cortometraje en 16 mm que estamos realizando para mi expo en la Universidad del Paso en Texas. Al cruzar el puente, un señor de edad y de escasos recursos, nos dice que él ya no vive ahí a raíz de las extorsiones que recibió por parte del narco, “acabaron con el negocio” dice en voz baja, “pero hay que tener cuidado con lo que se dice aquí…que las paredes tiene oídos”.

Gregorio lleva en las manos una cámara francesa AATOM de quince mil dólares, prestada y sin seguro, y yo, de 1.92 metros de altura, voy vestido de mariachi posmoderno con un traje saturado de hilos fosforescentes y cinta industrial reflejante. Con paredes con oidos y miradas fijas nos recibe la ciudad “número uno” (según el cantante y compositor Juan Gabriel). Caminamos por toda la avenida Juárez hasta llegar a la 16 de septiembre, al pasar frente a las oficinas de la PFP veo una colección de avisos de mujeres desparecidas, todas jóvenes y lindas, con rasgos similares, recuerdo el fin de Estrellita y me da frío y escalofrío.

Nuestra meta es llegar a la Plaza de Armas para filmar la primera toma al lado de la estatua de Tin Tan, es 20 de noviembre y hay desfile, la calle esta llena de gente armada hasta los dientes, azoteas con francotiradores, diferentes miembros de diferentes ejércitos, policías vestidos todos de negro, cubiertos por completo, luciendo un anonimato que no sabes si es bueno o malo, pero que si recuerdas los vídeos de ejecuciones que hay en internet, le tira más a algo terrible. La militarización de la zona en vez de dar confianza complica la vivencia un mucho más. Dicen que las últimas palabras de Porfirio Díaz antes de morir fueron: “Han tomado al tigre por la cola…a ver como les va”. Con todas las balaceras, las extorsiones y complicidades, ya no se que bando es el tigre, lo único que se es que esta muy enojado.

Tengo miedo, lo acepto. He visto demasiados vídeos de cosas demasiadas jodidas que pasan en esa zona, lo acepto. Así que asumo esto y le digo a Rocha que hagamos las tomas y salgamos de ahí. Coloca su triple en la plaza, prepara la cámara, definimos la acción y le sugiero no encuadrar a un tipo con cara de pocas pulgas y lentes oscuros que se ve entraría en cuadro. Filmamos uno a uno, desmontamos y nos vamos. Gregorio me dice “tu sígueme”, entramos a un clásico cafe juarenze abierto en 1958, La Nueva Central, yo sigo nervioso, con ganas de mejor regresar. Pide un cafe con leche y pan dulce, voltea y me dice Es nuestra obligación como ciudadanos continuar nuestra vida, sin miedo”. Volteo a mi alrededor y veo que la gente vive su vida casi de una manera normal, que hay carreolas con recién nacidos y un chistoso Sr. al que le falta la nariz, me siento más tranquilo, pido un champurrado y un pan dulce tapizado de chochitos de colores.

Yo digo que definitivamente la próxima vez ayudaría transitar las zonas de peligro con un atuendo menos llamativo, y que efectivamente no podemos dejar de disfrutar nuestra cotidianidad ni limitarnos en apapachar a nuestras ciudades con nuestras visitas, al final sumamos más chicos buenos que malos en este país.

Amén.


La oración del necio

noviembre 4, 2010

Señor, regálame una sonrisa para lucirla durante todo el tiempo que me toque esperar. O mejor aún, dame la iniciativa y la fuerza para no tener que esperar, para poder tramitar, convencer, construir o alcanzar lo que sea que busque.

¡Oh Espíritu Santo! Concédeme el don de la perseverancia infinita. No me dejes conformarme con la cómoda paciencia y/o confundirme con la idea en abstracto de una voluntad externa que me llene de inercia. Tampoco me permitas perder la fe, o las ganas, o lo que sea que me mueva. Cierra mis oídos a todo NO y abre mis ojos para saber como SI.

Guarda mi cansancio para después, y que mis pensamientos se enfoquen en la meta, pero que disfruten todo el trayecto. Permíteme ejercitar la voluntad cada día, no te pido que quites los obstáculos, no más que no me quites las ganas de librarlos.

Madre Santa no mires nuestras obsesiones, sino mide las ganas que tenemos de alcanzarlas. Cubre con tu sagrado manto mi deseo, mis ideas y mi pasión. Mi intuición también por favor. Báñalos con audacia y mucho trabajo. Bendice el sudor de todos los que no claudican, porque de ellos será la tierra de lo posible, del mañana en el aquí y el ahora.

Dame paciencia para entender a los demás, o mejor aun, intercede por mí: ilumínalos para que mi perseverancia no se entienda como una gratuita necedad y se sumen a la causa. Dame amor infinito y misericordia para entender y perdonar a los demás hermanos que se pandean.

Creo en ti, en mi, en él y en ella, pero sobre todo en un nosotros, creo en creer para crear. Dicen que “tú lo puedes todo”; yo digo que si somos hechos a imagen y semejanza, yo también.

Amén.