Glosario personal

mayo 29, 2012

Mientras más escribo, me he dado cuenta de que mi vocabulario es corto y repetitivo, pero quiero pensar que probablemente la manera de entender ciertos conceptos varía, para confirmarlo comparto treinta y ocho palabras que me parecen relevantes en mi cumpleaños 38.

1. Amor: Dícese de la melcocha que mueve al mundo, pero también de aquella que lo mantiene unido.

2. Familia: El clan, del verbo somos y compartimos. Del pasado “estamos”, aunque ya nos fuimos, y del futuro quiéreme – quiérote.

3. Dios: Idea abstracta que no vale la pena tratar de entender pero que vale la pena experimentar.

4. Sateluco: De origen periférico, de naturaleza futurista y optimismo espacial.

5. Morelia: Territorio adorado donde nacen mis sobrinos y la esperanza de mi familia.

6. México: La casa grande, el corazón partido en tres sabores. El origen, el motivo y el final.

7. Amigos: Cómplices que le dan sentido a todo tipo de aventuras.

8. Dibujo: Suma de las líneas con las que construyo todo lo que no alcanzo a entender.

9. Música: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si-empre.

10. Arte: Pretexto que me permite tratar de entender una burbuja más amplia que se llama vida.

11. Video: Potaje de imágenes con audio que se sirve al tiempo.

12. Comida: Preciosos pedazos del mundo que los hacemos propios y los deshacemos ajenos.

13. Perseverancia: El motor que nunca se apaga, y que a veces se pega, y siempre se paga.

14. Sobrinos: Bomboncitos que uno no paga, pero disfruta al 100%.

15. Chihuahueños: Resumen de perro que sabe a norte, pero te hace ver siempre hacia el sur.

16. Internet: Maravillosa telaraña que explica y desinforma.

17. Política: Mal necesario para poder entendernos y avanzar.

18. Memoria: Utero.

19. Educación: Lo que va a sacar al país adelante.

20. Sexo: Sujeto a disposición.

21. Charros: Invento folclórico de gozo generoso.

22. Narco: Dícese de un negocio que se salió de las manos en el país y se termino de meter en la venas del planeta. Afin a verbos que no queremos mencionar, menos conjugar.

23. Izquierda: Paso innegable que hay que dar para mantener un equilibrio con tantas derechas.

24. Libros: Objetos que contienen combustible impreso para viajar.

25. Pelis: Historias que hacen soñar o tener pesadillas.

26. Rinocerontes: Nahual de los necios, baul con deseos siempre a punto de explotar.

27. Dinero: Objeto de trueque con bonitos diseños pero mal sabor.

28. Historia: Mapa para encontrarse uno y a los demás.

29. Novia: Ente en extinción, sobre todo en versión albina.

30. Tiempo: No se crea ni se destruye, solo se transforma.

31. Vida: Barra libre de deseos con fecha de caducidad.

32. Trabajo: Lo que hace la gente que no quiere hacer lo que les toca hacer.

33. Salud: Elemento que faltó meter a la tabla periódica.

34. Tu: Lo que le falta al yo para poder ser un nosotros.

35. Felicidad: Actitud que se trabaja, cosecha y consume día con día.

36. Viaje: Línea que vale por dos y se vive en tres: Aquí, ahora, allá.

37. Envejecer: El mejor destino de un viajero, mientras más viejo, mas viajado.

38. Cumpleaños: Activo del verbo pachanga, pasivo del verbo sigo siendo y pluscuamperfecto del venga de’ahí!

Dicen que hay que ampliar nuestro vocuabulario para poder expresarnos mejor, yo digo que en lo que eso sucede, hay que refrescar los significados de las palabras que ya conocemos.

Amén.


Un milagro

mayo 11, 2012

Por supuesto que creo en los milagros, en esos momentos de realidad que rebasan nuestro entendimiento de las cosas y nos confirman que hay un orden mayor con el que comulgamos. Dice Ricardo Soca, vía Wikipedia, que “la palabra milagro encuentra su raíz en el latín miraculum que significa «mirar». Los latinos llamaban miraculum a aquellas cosas prodigiosas que escapaban a su entendimiento, como los eclipses, las estaciones del año y las tempestades. En latín significa -contemplar con admiración, con asombro o con estupefacción- “. Y bien, bajo esa noción, esta en uno percibir u omitir los milagros cotidianos que nos rodean.

Ahora bien, independientemente del asombro con el que se puede ver la vida, por formación me es ineludible hilar la idea de milagro a la de oración. Entendiéndose orar como el acto de decretar, pedir, agradecer, cantar o repetir oraciones y mantras. Y si bien no creo en la Iglesia como institución, o en las religiones como metodología, si creo en Dios, en la buena onda universal, y en pedir y agradecer los constantes milagros que nos rodean. Soy un pastiche post-católico guadalupano que le prende sus veladoras a todos los santos.

Hace seis años decidí hacer la peregrinación del D. F. al santuario del Señor de Chalma, caminamos campo traviesa siguiendo unas flores de metal incrustadas en los árboles, a la usanza del Camino de Santiago en España, donde los peregrinos siguen a unas conchas de metal para guiarse. Yo llevaba una sencilla pero contundente petición: Quiero una novia, y durante las diez largas horas que caminamos pensé en eso. La pase bomba, conocí partes y veredas de mi país que jamas me hubiera imaginado, paisajes divinos, pueblitos aislados rebosantes de guajolotes, perros, burros y tienditas de abarrotes. Cruzamos ríos y subimos montañas, fue agotador, tanto que el último tramo tenía las rodillas molidas y lloraba a cada paso.

En ese tramo de piedras, sin pavimento, polvoreoso pero con una preciosa vista, nos alcanzó otro grupo de peregrinos, eran dos hermanos y sus hijos, uno llevaba un San Judas de tamaño considerable cargando, tenía tatuajes en la cara y los brazos, lo acompañaban sus hijos, uno que por cierto iba también llorando y con las rodillas vendadas. Llevaban 2 o 3 días caminando, ellos si salieron desde la puerta de su casa, nosotros habíamos rentado un camión que nos llevó a las afueras de la Ciudad de México y que nos iba a regresar. Le pregunté que si llevaba una manda en especial, y me dijo que más bien le iba a pedir perdón por todo lo que había hecho en el año. Lo dijo sin voltearme mucho a ver, pero las cicatrices, el mal genio que portaba y la manera tan golpeada que tenía de motivar a sus hijos me hicieron conformarme con esa breve respuesta.

Por fin llegamos a Chalma, la entrada esta llena de changarros con quesadillas y pulques, pero lo primero que había que hacer era llegar a la meta. La iglesia donde esta el Señor de Chalma la fundaron frente a un precioso Ahuehuete que esta sembrado encima de un manantial, así que antes de entrar a dialogar con el Santo preferí ir a rendirle tributo a las fuerzas naturales, en concreto a realizar el acto de refrescarme con el chorro de agua y pedir mi deseo simultáneamente. El tono de agradecimiento con el que se vive un momento así, seguro empujaba mi plegaría dos rallitas más hacia el cielo. Caminé entre las piedras hasta llegar al chorro de agua que emanaba de las raíces, metí completa la cabeza de golpe y pensé en mi deseo por una pareja. Por la clavades del ritual personal olvidé quitarme los lentes y cayeron junto con el chorro de agua, perdiéndose entre las piedras y el agua que caía a borbotones. Sorprendido respondí en automático, me asustó la idea de perder las gafas, súbitamente metí la mano al agua y saqué los lentes. Tranquilizado por tenerlas en mis manos procedía a ponérmelos cuando me di cuenta que no eran las míos, eran unos lentes más de moda y de una chica. Sonreí y volví a buscar mis lentes, los encontré, me los puse y subí a la iglesia a pedirle al Señor de Chalma lo mismo. Prometí regresar a bailar con la novia en cuanto la tuviera. Bebimos pulque y quesadillas, y regresamos a la Ciudad de México, por supuesto yo dormí todo el camino.

Al poco tiempo conocía a Andrea, una modelo que se había operado para dejar de usar lentes. Hasta la fecha tengo esas gafas en una caja de recuerdos. Le conté la historia de Chalma, y la creencia de que me había hecho el milagrito al conocerla. Se reía no más de lo absurdo que le parecía la anécdota, pero por supuesto me acompaño después a caminar las diez horas para poder ir a bailar frente al Ahuehuete y la Iglesia, pero en esta ocasión fuimos escoltados por un chihuahueño. Cerramos la experiencia con una corona de flores cada uno en la cabeza.

El 1ero de Junio es el día del Señor de Chalma, estoy planeando volver a realizar esa peregrinación con la misma manda: encontrar el milagro del amor. Hay que creer en los milagros, aprender a promover e inventar los propios y requeridos.

Amén.


Consejos prácticos para la gestión

mayo 8, 2012

¿Cómo promover la creación y sobrevivir a la procrastinación en la era de la información y la desinformación, cómo mantenernos a flote en la inundación de programas, herramientas y aplicaciones, y cómo aprovechar y no padecer las dinámicas de la autopublicación, la autopromoción y el autoconsumo?

Estos son unos breves pero contundentes consejos que decidí compartir ya que creo fervientemente que a este país le faltan gestores y le sobran curadores, le hacen más falta campesinos que publicistas, le faltan guerreros y le sobran militares y paramilitares, necesitamos más participación ciudadana y menos diputados, más contenido y menos retuits, más hombres y mujeres responsables y menos ninis y adultescentes, más amor y menos miedo y odio. Por estas breves razones comparto mi metodología, para incitar a la acción, a la movilidad y la creación. Es una mezcla de texto motivacional, pero con datos duros y tips que se puedan poner en práctica.

Dentro de esta experiencia compartida me gustaría reconocer la influencia del mítico libro de “El arte de vivir del arte” de Felipe Ehrenberg, es una gran publicación que les sugiero vinculada con este tema. Muchas de las ideas que aquí les comparto fueron sembradas en un curso bajo el mismo nombre de ese libro que me dio Felipe cuando tenía un poco más de mi actual edad. También están muchos consejos que aprendí de Juan José Díaz Infante, compadre de Felipe, durante sus clases en el CENART de “Estrategías de mercado”, agradezco también algunos consejos contundentes del amigo Omar Gasca. Sin más preámbulos van los consejos:

1. La comunicación

Hay tres canales en los que es importante aprender a comunicarnos, La palabra, los números y la imagen. Como bien dice la Biblia: “primero fue el verbo”, así que comencemos por La Palabra, es muy importante aprender a escribir y a hablar, primero para poder entendernos nosotros mismos, tener muy claro que es lo queremos hacer, que buscamos, que pedimos, pero también para comunicarnos con los demás, ya sea personal de apoyo, público convocado, colegas, etc. Hay que saber redactar invitaciones, boletines de prensa, solicitudes de patrocinio, blogs, reseñas, etc. Después es de vital importancia entender de Números, como bien dicen por ahí, “La matemática es el lenguaje del universo”. Hay que entender de costos (producción, distribución, precios, etc.), para entender el mercado donde se piensa incidir. Saber hacer presupuestos y planes de trabajo, al entregar una propuesta si demuestras que entiendes los costos y los tiempos significa que tienes la experiencia, y que tu proyecto es viable. Por último, y como consecuencia lógica después de tener palabras y números, hay que trabajar La Imagen, desde en la presentación hasta en la manera de comunicarla con el lenguaje corporal. Hay que ilustrar y diseñar nuestras ideas para poder comunicarlas mejor. El costo de la carpeta y el atuendo es proporcional a lo que se esta solicitando.

2. Los Tiempos

Hay que tener hábitos y manejar ritmos. Dentro de los Hábitos hay que saber planear, proyectar, ejecutar y llegar a la meta. Para poder avanzar es medular entender tus procesos y biorítmos, entiende cuales son tus horas más productivas del día y aprovéchalas. Respeta las fechas que acuerdes y llega siempre a la meta, como les digo a mis alumnos: “Encuentra las razones para hacer las cosas y olvida los pretextos por los cuales no las has hecho”. Y el último hábito de medular importancia, ten una agenda con tus planes de corto, mediano y largo plazo. Recuerda que el día para todos solo tiene 24 horas, y hay que dividirlas en las actividades vitales (comer y dormir), las importantes (familia y trabajo) y las recreativas y de entretenimiento (pachangas, pelis y ejercicio). La felicidades gran medida es saber dividir el pastel de una manera sana y equitativa, el éxito es saber no dividir el pastel y hacer del todo un gran todo.

Entiende tus Ritmos, cree en el ejercicio, hay que hacer para poder ser. Pero recuerda darte paréntesis, hay que comer, pero también descomer. Y como ya dije en el Manual Relámpago de Video: No creas en la inspiración, conoce la transpiración. Después de transpirar, prueba la conspiración para poder inspirar a los demás”

3. Sociabiliza

Somos seres sociables, que se mueven en manada, es muy importante entender los círculos a los que uno puede afectar, y saber como crecerlos, siempre comenzamos con la familia, los vecinos, los amigos, de ahí tenemos que ir expandiendo a los interesados en nuestra producción. Por lo tanto es importante tener una base de datos con nuestros contactos ordenados por amigos, familiares, ciudades, países, profesiones, etc. Y por supuesto participar de las redes sociales y los eventos sociales es importante, pero manteniendo el balance, no hay que perder de vista que se busca: ser creador, gestor o el encargado de relaciones públicas, todas las opciones se valen y son necesarias, pero si vas a crear hay que producir más y chatear menos.

4. La Seducción

“El que no muestra, no vende” y “Santo que no es visto no es adorado”, para ser ubicado hay que saber poner sobre la mesa de una manera elegante e inteligente lo que es uno, lo que dice uno y lo que ofrece uno. Mi mejor consejo es no apostar todo en una sola idea, un equilibrio entre contenido, imagen, diseño, impacto, elegancia, sutileza, o el sabor que se pretenda mostrar en ese momento. Las piezas y los proyectos tienen que ser como cebollas, con varias capas, o como diamantes, con varias caras, que si no engancha una, atraiga la otra. Esas son apuestas complejas, las hay más contundentes y en pocos elementos, y cuando pegan, pegan con todo, esas por supuesto son válidas, pero creo que esas no se inventan, esas son, se sudan, se excretan. Y dentro de los consejos, esta el de Díaz Infante sobre saber vender bolillos y pasteles, la explicó en mi programa de radio que a continuación anexo. Otro gran consejo de Gasca es “no te lleves un NO por respuesta”, si esto NO, que si, si te pido tanto, y no me puedes ayudar con eso, con cuanto si me puedes ayudar. Eso es actitud y siempre ayuda, la confianza genera confianza.

5. Calidad

Hay que tener rigor en lo que se hace, el mundo ya tiene mucha basura. En este mundo capitalista o se venden productos o servicios, en que lo que sea que hagamos entreguemos el 200%, si lleva tu nombre y apellido que sea con orgullo. Y lo he dicho mucho en mis talleres sobre creatividad: “Provoca una reacción y/o cumple una función, crea algo que la gente va a recordar o por lo menos a apreciar”

6. Variedad

Es muy sana la Diversificación porque con ella va de la mano la Divertificación. 

Nos tocaron vivir tiempos de fácil acceso a la información y las herramientas, si tienes una inquietud creativa no te quedes con las ganas de saciarla. Tengamos proyectos y pasiones de corto, mediano y largo aliento. Es muy sano poder cambiar de esferas para poder refrescar discurso o retomar aliento. Es necesario también saber cuando empezar un proyecto y cuando terminarlo. No se debe uno repetir toda la vida, o mejor dicho, que lo que repitamos sea de diferentes maneras, canales y medios. Esto nos dará una ancho de públicos más amplio.

7. RAM

En términos computacionales, a mayor cantidad de RAM (memoria de acceso aleatorio) mayor capacidad de trabajo para el sistema operativo y los programas. Mi amigo el escritor Guillermo Arriaga dice que en los Unitets en producción le llaman tener RAM a los que tienen una respuesta rápida, los que pasan a la acción y soluciona problemas, en términos futbolísticos le llaman “ir siempre por el balón”. Los que meten goles no son suertudos, son los que sudan para estar en el momento afortunado, en el lugar necesario. Y para eso hay que saber y conocer nuestras ventajas y desventajas, en que áreas podemos tener mejor desempeño, en cuales podemos capitalizar nuestro talento, y en cuales hay que saber delegar. Arriaga también subraya la importancia del instinto, y coincido: “Siempre sigue tu instinto, tu inconsciente es más inteligente que tu parte consciente”.

Para poder tener una respuesta rápida es necesario tener tus archivos clasificados y ordenados, fotografías, reseñas, links, reseñas, etc.

8. Memoria

Hay que conocer la memoria existente y producir nueva memoria. Saber qué se hizo y qué no, cómo y cuándo, para poder ser parte de esa cadena. Producir memoria es hacer eslabones, es con lo que uno paga el derecho de piso para ser parte de esa cadena. Hay que conocer los referentes para poder convertirse en uno.

9. Puntería

Conozcamos las áreas de oportunidades, aprovechémoslas o hasta inventémoslas! Si investigamos el contexto y sus necesidades es más fácil lograr meter un gol. Hay que entender donde están las necesidades de una población, de un público, para poder dialogar con ellos mediante lo que sea que hagamos. Irónicamente hay necesidades importantes que la gente da por hecho que no suelen existir. El público es un fruto que nace de la semilla de una buena idea y mucho trabajo.

10. Sabiduría popular

…y anécdotas para cerrar: “Pedir no empobrece” pero obsequiar tampoco, al contrario, el que da recibe, y si inviertes en compartir eso el día de mañana da frutos.

Otra básica es: “Si te bañas, salpica”, ley básica de camaradería de los que saben trabajar en equipo, cerrando filas, hoy por ti, mañana por mi, pasado mañana por el clan en conjunto.

“El cliente siempre tiene la razón” vs “La banda es bien pendeja”. Hace años leí una entrevista de Café Tacuba donde citaban una frase de Saul Hernández “la banda no es pendeja” y ellos diferían, decían que no era así, que la banda sí era pendeja, porque siempre que se subían a un escenario les pedían “Ingrata” y tenían muchas canciones mucho mejor. Yo creo que esto refleja dos posturas encontradas de las dos mejores y más exitosas bandas de rockera, y creo que ambas tiene razón en cierto sentido. No queda más que sugerir un equilibrio o una aplicación a según sea el caso.

Y para cerrar, el mejor tip es que te apasione tu trabajo, porque de esa manera no tienes horarios para dedicarte a él, y no te pesa, te alimenta. El libro de Ehrenberg dice en la portada que “Los artistas que prosperan son los que tienen el corazón en el arte y los pies en la tierra”, yo digo que para como esta el país y el mundo, es necesario tener el corazón en la tierra, la mente en la creación y el arte de compartir para poder prosperar.

Amén.

* Ponencia impartida el 21 de abril en el TELMEX-HUB UNAM y el 3 de mayo en el Festival Internacional de Videocreación Close Up de Puerto Vallarta, 2012.

El efecto Catafixia

mayo 8, 2012

1. La Catafixia

Es probable que todos los mexicano conozcan a Javier López “Chabelo”, personalidad del mundo del espectáculo televisivo, famoso por hacer durante décadas un programa de concursos para niños. Millones de infantes a lo largo de medio siglo madrugamos los domingos para ver: “En familia con Chabelo”. El show tenía una estructura tradicional: una serie de pruebas donde, por un lado, se iban eliminando a los concursantes que perdían, y por el otro, se iban premiando a los ganadores, la complejidad de los retos iba en ascendente hasta llegar al momento culmen de todas las pruebas: La Catafixia, el instante decisivo donde después de pasar muchas retos y haber ganado muchos dulces y juguetes podías apostarlo todo por una sorpresa desconocida. A veces afortunada, pero la mayoría de los casos menor a lo que se había ganado con el esfuerzo a lo largo de todo el programa.

Cuando tenía siete u ochos años fuimos con mis primos y mi padre al mentado show, no era fácil conseguir acceso, había que pasar horas esperando en la calle a las afueras de los foros, pero si mal no recuerdo mi padre tenía un medio hermano que trabajaba en Televisa y él nos facilitó las entradas. Entró la familia en banda y al azar nos seleccionaron a mi y a otro primo para concursar, después de ganar un par de batallas, fui derrotado en la penúltima prueba, en la que tenías que ir acumulando llantas y caminar con ellas. No llegué a participar de la Catafixia, pero me hice acreedor a una dotación de botanas Barcel (con todo y su ardilla de peluche), y un preciado “carro deslizador Avalancha“.

Hace dos años tuve la oportunidad de entrevistar a Chabelo para mi programa de radio en su versión televisiva (que por cierto hasta la fecha no ha visto la luz), por supuesto le pregunté por la Catafixia, quería saber específicamente de donde había sacado ese término. Me contó que era una palabra en marciano, el idioma que él acostumbraba hablar con el Loco Valdés y sus hermanos (Tin Tan y Ron Damón).

Forzó su voz  durante los 30 minutos que duró la entrevista para alcanzar su famoso tono infantil, y al corte me contó con una voz grave de cuando lo atropellaron afuera de sus oficinas en San Angel.

2. El efecto

El amor en pareja es un misterio que se cocina con ingredientes y reglas de su época, por supuesto se sazona con un par de factores impredecibles y tangentes heredadas desde en los genes hasta en las tradiciones. Se acostumbra a servir caliente, y lamentablemente cada vez más en contextos desechables y porciones individuales (pese a que se cocina entre dos). En estos complejos tiempos de crisis endémicas en las distintas esferas de la humanidad, resulta todo un reto entender dicho milagro.

Somos una generación sobrestimulada a la que le da pavor el compromiso, o peor aun, probablemente ya no lo entiende ni le interesa, buscamos el “todo” personalizado pero de manera unidireccional, y eso si, con actualizaciones periódicas y sin costo alguno. El costo de la hiperconectividad es grande y no solo en dólares, estar disponible en todos lados es no estar del todo en donde se está. Las múltiples opciones nos simplifican el acto de conocer, pero no promueven la profundidad en dicho conocimiento. Conocer a otros en abstracto y en masa es más fácil que conocer al otro en lo singular y en persona. Tendemos historias en paralelo y simultáneas, porque podemos y cosechamos expectativas cumplidas en diferentes porcentajes en latitudes alternas. La ubicuidad es una ventaja siempre y cuando no se pierda el rumbo o la intención. Múltiples ecuaciones y retos se presentan al YO de  esta generación que surfea vertiginosamente el tsunami informativo de la red en búsqueda de un TU.

Redes sociales con efímeras e inestables historias, tan volátiles como hermosas, breves como un twitt, y prácticas como un “Like”. Escoger a “la flor más bella del ejido” ante un catálogo de cientos de flores, locales o de importación, representa aprovechar estadísticas favorables para conocer el género, pero improbables para una construcción emocional de largo aliento. Dice mi amiga Emma que el deseo no es monógamo, y bajo esa óptica seguro tampoco es heterosexual, y es ahí donde entran los gustos, preferencias, los límites y las decisiones personales. El deseo es un motor, más no la finalidad. Motor que consume motor, tiene fecha de caducidad…por lo menos bajo los esquemas energéticos de nuestra época.

3. El efecto Catafixia

En este terreno de la especulación bloguera, donde todos descubrimos el hilo negro nuestro de cada día, trato de entender lo que siento y sacudirme lo que pienso. Quizá el amor es tan difícil y divertido como hablar marciano, e igual de improbable que ser atropellado, pero vale la pena apostar no por la sorpresa al final del concurso, si no por hacer del concurso toda una sorpresa.

Seguiré buscando el click de la complicidad, resolver la ecuación, agradeciendo las olas que me revuelquen por enseñarme a buscar el aire. Esta noche volteo a la luna y le aúllo el mismo mantra que mis antepasados. Seguro algún eco ha de responder, si no es de ida, a la vuelta, en algunas mareas, seguro celebramos.

Amén.