Final feliz

diciembre 10, 2012

finals

Este proyecto nació sin ninguna finalidad, por mera recomendación de mi amigo Pacho Paredes me puse a escribir y a publicar en un blog, lo único que tenía claro era que quería mantener una estructura que constara de cuatro elementos: primero, abrir con una fotografía tomada con mi teléfono celular, una iPhonografía, segundo, narrar una anécdota personal, historia local o un breve ensayo sobre algún tema en específico; tercero, incluir citas célebres, ya sean de autores clásicos o de amigos chingones cercanos. Y cuarto, cerrar con una declaración personal, en tono de decreto, que subraye lo mejor de cada experiencia: encontrar y compartir esa parte positiva que hay en el aprendizaje de lo vivido.

Con el tiempo pensé que lo que estaba haciendo podía ser considerado la autobiografía-temprana de un artista visual que sobrevive en la Ciudad de México, una de las más pobladas del planeta. Que compartiera las preocupaciones de un cada vez menos joven profesional del mundo del arte, conocer sus confesiones personales para entender de dónde nacen ciertos intereses y obsesiones, consejos prácticos sobre la diversificación creativa y la cocina, o hasta reseñas a sus viajes por latitudes como Venecia, Los Ángeles, Fresnillo, Morelia, Ginebra, Sao Paulo, Buenos Aires, Santiago, Medellín, etc. Así que decidí ponerle un límite para cerrar dicho ejercicio, y decidí que quería escribir 365 posteos (capítulos), uno para cada día de un año. Desde que comencé han pasado casi cinco años y por fin hemos llegado al final. Este texto es el número 365, el último, con el que corono la experiencia, el que revisa el camino andando y con el que me despido.

Este blog ha sembrado más de 117, 000 palabras, que terminaron empaquetadas en más de 300 cuartillas, y generaron más de 120, 000 visitas en cuatro años con nueve meses, y consiguieron una cosecha de más de 700 comentarios. Pero más que números, me gustaría hablar de las letras y el uso que aprendí a tener de ellas con el ejercicio cotidiano de escribir. Gracias a este ejercicio bloguero, sin duda creo que me sé expresar mejor con la palabra. Agradezco infinitamente a todos los lectores, curiosos y navegantes que pasaron a degustar nuestras historias, consejos y terapias.

El futuro de este proyecto esta ya definido, terminarán de manera impresa en un breve pero coqueto tiraje con una selección de las 100 mejores rinostagias, y haremos un e-book para navegar en tabletas con los 365 capítulos. Esta modalidad nace de la mano de la amiga y cómplice Jocelyn Pantoja y su Proyecto Literal. El diseño estará a cargo de los diseñadores editoriales Davey Whitcraft y Ana Llorente, amigos del norte a quien agradezco públicamente el tiempo de espera para poder darle forma al futuro libro. Los invitados a presentar el libro en el prólogo y la introducción son nada más y nada menos que Tamara de Anda, la bloguera más chipocluda de este país, querida amiga y cómplice, y el talentoso Pancho Hinojosa, a quien le hago público mi agradecimiento por el honor de que sus letras y su humor abran las puertas de este impreso.

Comencé con un gran amigo esta experiencia y pienso terminar de la mano de otro. Jordi Soler dice que: “En esa zona de la vida donde aparentemente no hay nada, el talentoso Fernando Llanos, dotado de un singular ojo clínico, descubre el destello artístico”. Yo digo de entrada que me siento muy honrado del comentario que esgrime el amigo Soler sobre este proyecto, y la verdad, ahora que lo pienso, creo que más que una autobiografía esto es un libro de auto-ayuda para no perder la memoria, espero a algunos los comentarios, historias y reflexiones les sirvan a otros curiosos, o por lo menos les entretenga. Me siento muy feliz de haber compartido todas estas palabras, estoy seguro que cuando se añejen sabrán todavía mejor.

Amén.

Anuncios

Inventario familiar

noviembre 15, 2012

La mayor parte de nuestra formación afectiva e intelectual se da en el núcleo familiar. Ante la camada de los políticos neoliberales y entreguistas, y sus políticas que menosprecian la educación en México, y por la necesidad de retomar valores básicos que se han borrado de los programas educativos, a continuación va una lista de algunas lecciones que aprendí de mis parientes, sanguíneos y adoptivos, con la finalidad de que valoremos ese primer círculo educativo, el familiar. Por que la descomposición social que pulula ahora en el país se puede contrarrestar desde esa pequeña pero potente trinchera.

Mi agüe Simo: La ama de mi apa me enseñó a adorar a mi país, a disfrutar los domingos y a armar rompecabezas. Me enseñó un México popular y accesible, a comer tlacoyos, huevos con frijoles negros a medio hacer sobre platos de talavera de feria, y a degustar dulce de frijol, a devorar pan dulce y a abanicarle con un cartón en las noches de calor. Con ella entendí que se puede estar sin tener que hablar mucho, simplemente acompañándonos.

Mi abue Licha: De ella aprendí a disfrutar los lujos, a conocer los protocolos y las formas correctas de sociabilizar: los múltiples tenedores en la mesa y las copas de cristal cortado, los adornos en la casa por temporadas y los excesos de bacalao en las cenas navideñas. Aprendí que nunca esta de más traer de todo en una bolsa de mano y que al atardecer la palabra merienda me conmueve. También me heredó el gusto por la chaquira, el fieltro, las miniaturas y a jugar un juego con las manos que se llamaba “hojas de té”.

Mi ama Geña: Me enseñó a sonreír con toda la mazorca y sin complejos, pero también a llevar la contraria y a reaccionar en contra de la figura de autoridad. Con ella aprendí a orar, a creer en Dios y a pensar que el optimismo y la fé son una inversión con beneficios a corto, mediano y largo plazo. Me demostró que nunca es demasiado tarde para aprender algo nuevo, mejorar como ser humano, o querer a un chihuahueño. Ella junto con mi apa me han enseñado lo más importante: a creer en el amor.

Mi apa Chuy: A este señor le he aprendido mucho: a pensar en el bien común, a sumar amistades, a no tener miedo ante la vida, y a soportar cosquillas mientras te levantas. A valorar y a disfrutar el trabajo y la talacha: a lavar los coches, pintar casas y bolear zapatos. Me enseñó a probar todo tipo de comidas, a querer y cuidar a mi familia y a procurar no tener problemas con nadie. Le aprendí también que hay otras cosas en este mundo más importantes y bonitas que la lana. Hasta la fecha sigo sin aprenderle como se hace el nudo de la corbata.

Mi hermano Rodo: Por la cercanía seguramente el ha sido mi gran maestro. Con el aprendí a compartir, a competir, a repartir, a departir y a creer en mi. Mis padres lo obligaron a que lo acompañara a todas sus fiestas hasta la secundaría, si no hubiera sido por su generosa y obligada paciencia seguiría siendo un introvertido antisocial. Juntos aprendimos todos los juegos y también la manera de molestar a todos los compañeros. Aprendí a servir las cubas en el asiento del copiloto y a preocuparme por su bien. Ahora estamos aprendiendo a correr un marathón juntos, y con mi cuñada Paulina nos están enseñando a todos que mi sobrino Santi tiene una bonita familia.

Mi hermana Alicia: Ella me enseñó que entre hermanos existe tanto amor y admiración, que pese a las diferentes maneras de ver la vida, seguiremos cerrando filas y disfrutando la cocina y la pista de baile. Me enseñó que no todo es la realización profesional, que hay otra maravilla que se llaman sobrinos (Manuela y José María) que co-produjo con mi cuñao’ que es a toda madre. De ella aprendí a arreglarme ocasionalmente y a no sentir tanta culpa por algunos lujos.

El tío Román: Es el mejor amigo de mi apa, de él aprendí que la buena suerte si existe, por lo menos para algunos, que no hay que comer grasas saturadas durante muchos años y que pensar que tienes siempre la razón puede hacer una conversación muy aburrida.

La tía Jose: Con ella aprendimos el valor de las posadas, de los picnics en Chapultepec y el poder correctivo de un jalón de patilla en mis primos.

Mi tía Sarita: De ella aprendí lo que es la metafísica cristiana, el poder de los decretos, y que se puede rezar en medio de un terremoto en una casa de tres pisos con cincuenta años de antigüedad. También que uno puede vestirse con colores vivos y pasteles, sin importar la década.

Mi tío Oscar: Nos enseñó a ir a los baños públicos a muy temprana edad y a soportar  altas temperaturas dentro del vapor. Junto con mi apa y mis primos nos enseñó a jugar beisbol. También aprendí que podías hacer contratos con tus hijos, pero lo que nunca supe fueron las consecuencias del mismo.

Mi tío Efraín: Cuñado de mi apa, esposo de mi tía Canela. De él y mis primos aprendí el gusto por una guitarra acústica y canciones con sabor a patria. El uso del bigote probablemente viene inconscientemente de su parte también.

Mi tía Marilú: La hermana de mi apa que vive en el Canadá me enseñó que uno puede bailar y sonreír sin importar cuantas primaveras tengas encima. También aprendí que hay que viajar mucho y tomar muchas fotos, de preferencia con una cámara profesional.

La tía Elvia: Nos enseñó a todos los primos a no sentirnos culpables por decir groserías, chingonérrima lección que hasta la fecha ocupo.

El tío Eco: Nos inculcó el gusto por la natación, a tal grado que nos entrenó como instructores a muy temprana edad a mi y a mi hermano. También aprendí que los congresos de natación tenían las mejores barras libres en la playa.

La tía Canela: De ella aprendí la chispa y el buen humor por encima de cualquier contratiempo, también que hay que cuidar y acompañar a la madre mientras se tenga.

Mi primo Román: Nos enseñó la anatomía humana vista desde el porno, también que la práctica del ninjitzu no garantiza caminar sobre el agua y a ser en extremo generoso con nuestras amistades. También me enseñó a cantar a José José y a no menospreciar las borracheras de buró.

El primo Gigio: Nos enseñamos a dibujar copiando ratones Miguelito, a echar relajo en bicicleta por Echegaray, a jugar a los soldados con granadas y ametralladoras de palo, y a correr como degenerado cuando se hacía una travesura con tono delictivo.

El primo Eco: Me enseñó que la fantasía de las películas se puede vivir en la vida real con mucha imaginación y el acompañamiento de algunos objetos punsocortantes o explosivos.

La prima Ana: Que la buena onda y la empatía existe en todas las latitudes, y que nunca hay que aventar la toalla ante un amor de a devis. Aprendí a tocar y cantar el “Gato viudo” con ella también.

La prima Sara: De ella aprendí que un novio cabía en el closet, y que ser madre soltera era mejor que madre mal acompañada.

El primo Paquito: Nos enseñó a mis primos y a mí el peso del buen humor y de la sangre liguera.

De mis primos de Celaya: Aprendí a jugar footbal y mini olimpiadas en un patio, a comer rajas en vinagre en cantidades absurdas, y a leer Capulinitas y Condoritos.

Este sábado se casa mi primo Rafael aquí en Cuernavaca, seguramente ampliaré con la familia esta lista y podré recopilar de una mejor manera todas estas enseñanzas para el beneficio de familiares y lectores asiduos. El político y escritor irlandés Edmund Burke decía que Las personas que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad”, yo digo que sin pasado no hay futuro, pero que lo más importante es corregir entre todos el aquí y el ahora. Urge.

Amén.


Guía para comenzar a dibujar

noviembre 13, 2012

Siempre vale la pena saber para que se aprende algo, ayuda a direccionar la experiencia, definir los ejercicios y encontrar el conocimiento o experiencia en la dirección requerida. Es decir, si quieres dibujar figura humana, hay una serie de observaciones físicas y anatómicas que hay que cubrir. Si lo que se desea es dibujar para generar esquemas de flujo, desarrollar ideas o medir procesos, el lenguaje y los formatos pueden ser otros. Las mezclas de estos mundos e intereses son lo que hacen a cada creador particular.

Una vez sabiendo porque se quiere aprender a dibujar, se pueden empezar a definir acciones para ir mejorando nuestra capacidad. Como primer punto, comenzaría con un consejo básico: Tener una libreta del mejor papel al que podamos tener acceso, y una herramienta con la cual nos guste dibujar. Tan sencillo como esto. Todo proceso de aprendizaje se hace más entrañable (y por lo tanto repetitivo) si se comienza con las mejores herramientas, se toma más en serio el momento de ejercitar y se vuelve la experiencia más gratificante. Una vez enganchado en el proceso creativo se puede optar por materiales más perecederos para ejercicios más específicos. Para arrancar, una bitácora coqueta siempre ayuda, y traerla contigo todo el tiempo ayuda más.

El paso número dos es conocer nuestros ingredientes y herramientas, conocer con que vamos a dibujar (herramienta) y saber como reacciona él dónde vamos a dibujar (formato). Aquí lo que sugiero siempre es generar un muestrario de elementos gráficos básicos: puntos, líneas, planos y manchas. Esto es lo que conocemos como experimentar y sirve para ampliar nuestro abanico de recursos, imprescindible para después poder balbucear más conscientemente sobre el formato y con un mayor número de elementos.

El paso número tres, en un entendimiento muy académico y formal del dibujo, es ir calentando motores, es básico, repetitivo, y muy concreto. Lo llamo “el ejercicio de calibración de la impresora”, y es dibujar líneas horizontales, verticales, diagonales, círculos y demás figuras geométricas sobre la misma hoja de papel. Esto solo se hace al principio y para medir que tanto control se tiene con la mano. Ayuda a definir los retos o a desempatarse de formulas preestablecidas, pero de una manera consciente, no por incapacidad heredada o falta de ejercicio. El mejor punto de partida en la profesionalización de nuestra creación es conocer nuestras capacidades e incapacidades, y ver que se quiere pulir o que se quiere trabajar o aprovechar de estas.

Estos ejercicios son igual de monótonos que la digitación de la mano cuando se quiere aprender a tocar la guitarra. Repetir escalas no es crear en sí, pero te permite tener el músculo para poder inventar cosas de una manera más contundente posteriormente. Sin eso, el estilo es una suma de limitantes y aciertos repetidos, así las decisiones parten de la incapacidad, no de objetivos o metas concretas.

Posteriormente, y para desglosar la magia del acto de dibujar, sería bueno manosear algunas ideas básicas, por ejemplo, dibujar se divide en tres momentos:

1. Adquirir información (ojos). 

Generalmente es a través del acto de observar, pero también puede ser por otros sentidos, como el tacto, el oído o el gusto. Hay que conscientizar esto porque significa que el contexto donde se crea influye sobre lo que se genera, y nuestra mirada o atención es lo que va a nutrir dicha creación. Aquí lo que se ejercita generalmente es la observación: ¿qué se ve, cómo se ve, qué se percibe, y porqué? El para qué, que ya implica una interpretación, lo pondría en el segundo punto.

Cuando se dibuja abstracto, es como cuando se improvisa, sabemos que lo que hacemos no es generación espontánea, sino que parte de algún referente capturado por alguno de nuestros sentidos, pero nos gusta la composición formal, y el juego de los elementos. Esto de todos modos implica un momento concreto de adquirir la información que estamos generando y genera una especie de circuito cerrado mental,  actividad que definitivamente va de la mano con el siguiente punto.

2. Traducir o interpretar dicha información (mente).

Esto es un acto personal, mental, de conexiones y aberraciones, de obsesiones y gustos, aquí es donde vale la pena definir si nos mueven las tripas o los sesos, o ambos y en que porcentajes. Si dibujamos para cumplir una función, para inventar mundos, para entender el propio, etc. Por ejemplo en mi caso, dibujo para poder entender en un solo golpe de vista cosas y situaciones que rebasan mi memoria a corto plazo, por eso dibujo esquemas, sentimientos, opciones, rutas y motivos. Dibujar me ayuda a tomar decisiones de vida.

3. Construir gráficamente (mano).

Aquí se desarrolla la capacidad psicomotriz, y es tan sencilla y compleja como meter un balón de basketball en la canasta, mientras más se repite la acción, más se perfecciona. El consejo más sencillo y contundente es el de ejercer, si quieres aprender a dibujar: dibuja. No hay otro camino, pero si hay consejos que sistematizan dicho camino y hacen el trayecto más entretenido intelectualmente.

Entre estos tres campos hay una serie enorme de divertidos ejercicios que se pueden hacer para poder entender, afinar, cuestionar, descubrir, e inventar maneras de gráficas de creación. Y si se tiene un tema, obsesión o gusto que explorar con el dibujo, todo se vuelve una cadena de piezas, frases visuales y momentos que se van entretejiendo y dialogando entre si. Esto genera un cuerpo que permite a los demás poder curiosear a sus anchas, más a gusto e inventando relaciones, lecturas y justificaciones. Ese diálogo entre pieza y espectador, ese momento donde sociabilizas la creación, es el que le da sentido al acto creativo.

Picasso decía que Lo único que puede frenar la creatividad es el buen gusto”. Yo en medio de una eterna primavera, y con una sola mano, digo que lo único que nos empuja en la creatividad es la curiosidad y el gusto por degustar nuevas experiencias.

Amén.


40

agosto 25, 2012

Adorada familia, queridos todos:

Mi apa me pidió que diera unas palabras para este especial festejo. “Hazlo como escribes en tu blog”, me dijo, así que en ese tono relajado y reflexivo empiezo.

Todos los presentes saben que de mis hermanos soy el único soltero, sin hijos, con tres arrejuntamientos fallidos y un parche de paternidad de cuatro patas llamado “Chamaco”. Por lo tanto la petición de mi progenitor me sonó jocosa, irónica y absurda, pero en una segunda instancia, un intento desesperado por parte de mi padre para ponerme a reflexionar sobre el tema, una última chance de salir “aunque sea en rifa” como bien diría él.

Por dicha razón, y pese a que soy fanático del tema del amor y la pareja, no pienso hablar en abstracto sobre lo que no poseo, y mejor pienso enfocarme en lo que si tengo, unos padres que siguen juntos, queriéndose, con una historia de cincuenta años de haberse conocido y con cuatro décadas de haber asumido un compromiso ante su clan y su Dios. Cuarenta años de casados suenan bien, pero si los desglosamos saben aun mejor, son: 14 600 días, 350 400 horas, 21 024 000 minutos o 1 261 440 000 segundos de compartir felicidades y penas, retos y logros, fracasos y sonrisas, amigos y familiares, gloriosos domingos y hasta lunes de subida. Todos esos números se podrían destilar en unos más básicos: 1 sano amor + 3 hijos (que yo sepa) + 3 nietos, mucha familia, chingos de amigos y 3 chihuahueños.

Ante las estadísticas de divorcio, la costumbre de lo desechable, el tsunami de excitabilidad que nos merma por los medios, las crisis de las instituciones, y la comodidad cuasi genética del zapping o el cosquilleo generacional del shuffle, se que muchos de mis congéneres y yo nos preguntamos: ¿donde esta el secreto?, ¿cual es la fórmula para no claudicar entre los que tuvieron la fortuna de encontrar a un cómplice que quiera apostar el todo por el todo?, ¿será genético o cultural?, ¿estará vinculado al optimismo sateluco del origen de su matrimonio?, ¿será su fe en Dios?, o simplemente el amor, respeto y cariño con que se cuidan el uno al otro, día con día.

Para tratar de entenderlo hice un ejercicio de retrovisor, trace el árbol genealógico de ambas familias para ver si podía ver un patrón que se repitiera. De entrada me sorprendió ver la cantidad de personas que se tuvieron que conocer para que mis padres existieran, y no me puedo imaginar las múltiples cosas que tuvieron que pasar para que coincidieran en un espacio-tiempo, y con un accesible estado del humor. Recordé la famosa poesía de Eugenio Montejo que Guillermo Arriaga citó en su película de “21 gramos”:

“La tierra giró para acercarnos, 

giró sobre sí misma y en nosotros,

hasta juntarnos por fin en este sueño,

como fue escrito en el Simposio.

Pasaron noches, nieves y solsticios;

pasó el tiempo en minutos y milenios.

Una carreta que iba para Nínive llegó a Nebraska.

Un gallo cantó lejos del mundo,

en la previda a menos mil de nuestros padres.

La tierra giró musicalmente llevándonos a bordo;

no cesó de girar un solo instante,

como si tanto amor, tanto milagro

sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito

entre las partituras del Simposio.”

Pero mis padres no namas se conocieron, si no que en cierto momento se tomaron de la mano y tiraron pa’lante, y no se han soltado pese a desencuentros, enojos, berrinches, caprichos, ronquidos, fobias, parientes, carencias, accidentes y rachas de buena fortuna. Por alguna bonita razón, siguen decidiendo día con día que son el uno para el otro, y que se han de lamer las heridas en la misma cueva y acompañados de preferencia por sus cachorros.

Sí, somos una familia muegano, de esas que disfrutan las buenas y las malas, y que pese a que alguno salimos patas de perros, el eje sanguíneo nos reúne lo más pronto posible para compartir un asado o una peli de Pedro Infante en piyama los domingos. Esto no es gratuito, es una chamba de tiempo completo, fruto del cariño instaurado por Jesus y Eugenia, para con sus hijos, nietos, sobrinos, primos y tíos, vecinos y amigos que para los Llanos Jiménez  sabemos son una familia adoptiva.

Me consta que mis padres no son perfectos, nadie lo es, pero si son re-cariñosos, simpáticos y buena onda. Mis hermanos y yo hemos visto que cada vez refunfuñan más, como toda buena pareja dorada, pero al poco tiempo se vuelven a tender la mano y a decir “cielo” el uno al otro. Supieron pasar del yo, al tú, de tengamos un “el” o “ella” para formar un “nosotros”, de compartir espacios y soportar manías. Recientes teorías científicas dicen que así empezó la vida en la tierra, un astro que chocó con un planeta portó bacterias a la tierra. Supongo que para que haya vida tiene que haber diferencias y choques, pero también un ambiente propenso que la mantenga y promueva.

En fin, creo que el retrovisor llegó muy lejos, pero es que al hablar del amor me sabe todo a Big Bang, voy a dejar de tratar de descifrar el secreto de mis padres, gracias a Dios ellos están aquí con nosotros y no lo pueden compartir en vida sin tanta especulación. Quiero felicitarlos en sus bodas rubí, agradecerles infinitamente por los hermanos tan chingones que me dieron, por la estabilidad emocional que me da saberlos juntos, y sobre todo porque su ejemplo me sigue invitando a creer en el amor.

¡Que vivan los novios!

Amén.


Razones de temporada

junio 29, 2012

En lo que inventamos un sistema que funcione mejor que la democracia, hay que ejercer el voto para escoger a los funcionarios que han de servir al pueblo y lidiar con el narco, las trasnacionales y el FMI. A solo dos días de las elecciones la pregunta es: ¿Por quien votar? y como toda sabia elección se comienza descartando opciones.

Vengo de una familia priísta, y no me da pena decirlo, me consta que hay mucha gente capaz e inteligente que vale pena dentro de ese partido, pero definitivamente  Peña Nieto no es una de ellas. No soy anti-priísta, me considero anti-Peñista. ¿Cómo quieren que apoye a alguien que manejó violenta y autoritariamente la situación en Atenco?, ¿Cómo puede alguien creerle a quien no resolvió el homicidio de una niña con discapacidad, que desapareció y un par de días después apareció mágicamente muerta en su cama?, ¿Cómo confiar en quien no sabe, o no recuerda, de que murió su esposa?, ¿Cómo creer en la capacidad de un político que esta abiertamente desapegado de la lectura, que no sabe salir ileso de una situación adversa tan sencilla como la de una rueda de prensa en una feria del libro?, Si no sabe darle la vuelta a un par de reporteros, o a un grupo de universitarios informados que lo encaran, ¿Cómo va a enfrentar o librar los problemas y retos tan feroces que debe resolver el país? A esas alturas no existe un baño en el que se pueda uno esconder para esperar a que pasen los problemas.

No espero que sean perfectas las personas que aspiran para hacer el trabajo de presidente de nuestra nación, pero por lo menos tienen que partir de la base de la honestidad y la capacidad básica para afrontar el futuro. Necesitamos una persona preparada más que maquillada, que sepa hacer equipo con la gente más talentosa pero que no se olvide de los más necesitados. Y más que pensar en tlatoanis o caciques, héroes o mesias que vengan a salvar a México, lo importante es apoya un modelo más participativo y menos impositivo, más horizontal e incluyente, al país lo tenemos que sacar todos adelante, el paternalismo de “Si el gobierno no te las medicinas, que te las pague” no tiene cabida en un mundo que se esta colapsando con sus múltiples crisis, el número de pobres rebasa el número de oportunidades que un funcionario puede otorgar, la ecuación tendría que ser más parecida al argumento de la película México 2000: “cada mexicano tiene que salvar a otro mexicano”.

Por supuesto tampoco pienso votar por el PAN, hacerlo sería aplaudir sobre un charco de sangre que me impide ver cualquier argumento a su favor. Lo que si veo constantemente es el monumento a la corrupción que se levantó sobre Reforma, y hasta que no se pongan las cuentas claras nos va a recordar durante muchos años la corrupción tan anquilosada que este país padece, y la que debemos superar para poder avanzar. Del cuarto candidato, como todos bien sabemos, no vale la pena hablar.

Para cerrar, más que enlistar las bondades mitificadas de Andrés Manuel Lopez Obrador, me gustaría subrayar puntos específicos por los cuales pienso votar por él: De entrada porque considero importante la alternancia del poder, es lo único que permite que todos se sientan vigilados por la competencia y se desempeñen mejor. Derecha que vigila a derecha no se que tan vigilada se sienta. Después, de los tres candidatos es el más consciente de la urgencia con la que necesitamos replantear nuestra soberanía, esa palabra que al PAN se le resbalo en pro de una asesoría yankee en el tráfico de drogas y armas. También esta opción representa replantear el poder televisivo, generando más opciones de pensamiento que el duopolio que a la fecha existe. Y por último, porque de todas las opciones es el que apunta hacia una sana relación con el campo, sin apoyar los transgénicos y pensando en la autonomía alimentaria.

Es vital ser conscientes que estamos en tiempos de cambios de modelos y paradigmas, no hay país ni planeta que aguante el ritmo de explotación que llevamos, votar por la izquierda no salvará milagrosamente a la Nación, la vamos a sacar adelante todos pero reinventando nuestra manera de avanzar, cortando con viejos modelos y reconciliándonos con lo básico, y para lograr esto creo fervientemente que la mejor opción es votar por el PRD el próximo domingo.

Estas son las elecciones con mayor participación ciudadana en la historia de México, ejerzamos nuestro voto y vigilemos que ese voto sea respetado. Participemos y festejemos la elección que bastante nos ha costado. El Peje dice: “Sonríe, ya ganamos”, yo digo que cualquiera que sean los resultados de esta elección, sus frutos ya se ven en las calles, se llaman conciencia política en los más necesitados, jóvenes universitarios exigiendo ser informados y no manipulados, participación ciudadana en modelos como MORENA, una suma de millones de mexicanos que quiere un mejor país y que estará pendiente para sumarse, criticando y participando, para que junto con el que lleva las riendas logremos un México más chingón.

Amén.


Glosario personal

mayo 29, 2012

Mientras más escribo, me he dado cuenta de que mi vocabulario es corto y repetitivo, pero quiero pensar que probablemente la manera de entender ciertos conceptos varía, para confirmarlo comparto treinta y ocho palabras que me parecen relevantes en mi cumpleaños 38.

1. Amor: Dícese de la melcocha que mueve al mundo, pero también de aquella que lo mantiene unido.

2. Familia: El clan, del verbo somos y compartimos. Del pasado “estamos”, aunque ya nos fuimos, y del futuro quiéreme – quiérote.

3. Dios: Idea abstracta que no vale la pena tratar de entender pero que vale la pena experimentar.

4. Sateluco: De origen periférico, de naturaleza futurista y optimismo espacial.

5. Morelia: Territorio adorado donde nacen mis sobrinos y la esperanza de mi familia.

6. México: La casa grande, el corazón partido en tres sabores. El origen, el motivo y el final.

7. Amigos: Cómplices que le dan sentido a todo tipo de aventuras.

8. Dibujo: Suma de las líneas con las que construyo todo lo que no alcanzo a entender.

9. Música: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si-empre.

10. Arte: Pretexto que me permite tratar de entender una burbuja más amplia que se llama vida.

11. Video: Potaje de imágenes con audio que se sirve al tiempo.

12. Comida: Preciosos pedazos del mundo que los hacemos propios y los deshacemos ajenos.

13. Perseverancia: El motor que nunca se apaga, y que a veces se pega, y siempre se paga.

14. Sobrinos: Bomboncitos que uno no paga, pero disfruta al 100%.

15. Chihuahueños: Resumen de perro que sabe a norte, pero te hace ver siempre hacia el sur.

16. Internet: Maravillosa telaraña que explica y desinforma.

17. Política: Mal necesario para poder entendernos y avanzar.

18. Memoria: Utero.

19. Educación: Lo que va a sacar al país adelante.

20. Sexo: Sujeto a disposición.

21. Charros: Invento folclórico de gozo generoso.

22. Narco: Dícese de un negocio que se salió de las manos en el país y se termino de meter en la venas del planeta. Afin a verbos que no queremos mencionar, menos conjugar.

23. Izquierda: Paso innegable que hay que dar para mantener un equilibrio con tantas derechas.

24. Libros: Objetos que contienen combustible impreso para viajar.

25. Pelis: Historias que hacen soñar o tener pesadillas.

26. Rinocerontes: Nahual de los necios, baul con deseos siempre a punto de explotar.

27. Dinero: Objeto de trueque con bonitos diseños pero mal sabor.

28. Historia: Mapa para encontrarse uno y a los demás.

29. Novia: Ente en extinción, sobre todo en versión albina.

30. Tiempo: No se crea ni se destruye, solo se transforma.

31. Vida: Barra libre de deseos con fecha de caducidad.

32. Trabajo: Lo que hace la gente que no quiere hacer lo que les toca hacer.

33. Salud: Elemento que faltó meter a la tabla periódica.

34. Tu: Lo que le falta al yo para poder ser un nosotros.

35. Felicidad: Actitud que se trabaja, cosecha y consume día con día.

36. Viaje: Línea que vale por dos y se vive en tres: Aquí, ahora, allá.

37. Envejecer: El mejor destino de un viajero, mientras más viejo, mas viajado.

38. Cumpleaños: Activo del verbo pachanga, pasivo del verbo sigo siendo y pluscuamperfecto del venga de’ahí!

Dicen que hay que ampliar nuestro vocuabulario para poder expresarnos mejor, yo digo que en lo que eso sucede, hay que refrescar los significados de las palabras que ya conocemos.

Amén.


Consejos prácticos para la gestión

mayo 8, 2012

¿Cómo promover la creación y sobrevivir a la procrastinación en la era de la información y la desinformación, cómo mantenernos a flote en la inundación de programas, herramientas y aplicaciones, y cómo aprovechar y no padecer las dinámicas de la autopublicación, la autopromoción y el autoconsumo?

Estos son unos breves pero contundentes consejos que decidí compartir ya que creo fervientemente que a este país le faltan gestores y le sobran curadores, le hacen más falta campesinos que publicistas, le faltan guerreros y le sobran militares y paramilitares, necesitamos más participación ciudadana y menos diputados, más contenido y menos retuits, más hombres y mujeres responsables y menos ninis y adultescentes, más amor y menos miedo y odio. Por estas breves razones comparto mi metodología, para incitar a la acción, a la movilidad y la creación. Es una mezcla de texto motivacional, pero con datos duros y tips que se puedan poner en práctica.

Dentro de esta experiencia compartida me gustaría reconocer la influencia del mítico libro de “El arte de vivir del arte” de Felipe Ehrenberg, es una gran publicación que les sugiero vinculada con este tema. Muchas de las ideas que aquí les comparto fueron sembradas en un curso bajo el mismo nombre de ese libro que me dio Felipe cuando tenía un poco más de mi actual edad. También están muchos consejos que aprendí de Juan José Díaz Infante, compadre de Felipe, durante sus clases en el CENART de “Estrategías de mercado”, agradezco también algunos consejos contundentes del amigo Omar Gasca. Sin más preámbulos van los consejos:

1. La comunicación

Hay tres canales en los que es importante aprender a comunicarnos, La palabra, los números y la imagen. Como bien dice la Biblia: “primero fue el verbo”, así que comencemos por La Palabra, es muy importante aprender a escribir y a hablar, primero para poder entendernos nosotros mismos, tener muy claro que es lo queremos hacer, que buscamos, que pedimos, pero también para comunicarnos con los demás, ya sea personal de apoyo, público convocado, colegas, etc. Hay que saber redactar invitaciones, boletines de prensa, solicitudes de patrocinio, blogs, reseñas, etc. Después es de vital importancia entender de Números, como bien dicen por ahí, “La matemática es el lenguaje del universo”. Hay que entender de costos (producción, distribución, precios, etc.), para entender el mercado donde se piensa incidir. Saber hacer presupuestos y planes de trabajo, al entregar una propuesta si demuestras que entiendes los costos y los tiempos significa que tienes la experiencia, y que tu proyecto es viable. Por último, y como consecuencia lógica después de tener palabras y números, hay que trabajar La Imagen, desde en la presentación hasta en la manera de comunicarla con el lenguaje corporal. Hay que ilustrar y diseñar nuestras ideas para poder comunicarlas mejor. El costo de la carpeta y el atuendo es proporcional a lo que se esta solicitando.

2. Los Tiempos

Hay que tener hábitos y manejar ritmos. Dentro de los Hábitos hay que saber planear, proyectar, ejecutar y llegar a la meta. Para poder avanzar es medular entender tus procesos y biorítmos, entiende cuales son tus horas más productivas del día y aprovéchalas. Respeta las fechas que acuerdes y llega siempre a la meta, como les digo a mis alumnos: “Encuentra las razones para hacer las cosas y olvida los pretextos por los cuales no las has hecho”. Y el último hábito de medular importancia, ten una agenda con tus planes de corto, mediano y largo plazo. Recuerda que el día para todos solo tiene 24 horas, y hay que dividirlas en las actividades vitales (comer y dormir), las importantes (familia y trabajo) y las recreativas y de entretenimiento (pachangas, pelis y ejercicio). La felicidades gran medida es saber dividir el pastel de una manera sana y equitativa, el éxito es saber no dividir el pastel y hacer del todo un gran todo.

Entiende tus Ritmos, cree en el ejercicio, hay que hacer para poder ser. Pero recuerda darte paréntesis, hay que comer, pero también descomer. Y como ya dije en el Manual Relámpago de Video: No creas en la inspiración, conoce la transpiración. Después de transpirar, prueba la conspiración para poder inspirar a los demás”

3. Sociabiliza

Somos seres sociables, que se mueven en manada, es muy importante entender los círculos a los que uno puede afectar, y saber como crecerlos, siempre comenzamos con la familia, los vecinos, los amigos, de ahí tenemos que ir expandiendo a los interesados en nuestra producción. Por lo tanto es importante tener una base de datos con nuestros contactos ordenados por amigos, familiares, ciudades, países, profesiones, etc. Y por supuesto participar de las redes sociales y los eventos sociales es importante, pero manteniendo el balance, no hay que perder de vista que se busca: ser creador, gestor o el encargado de relaciones públicas, todas las opciones se valen y son necesarias, pero si vas a crear hay que producir más y chatear menos.

4. La Seducción

“El que no muestra, no vende” y “Santo que no es visto no es adorado”, para ser ubicado hay que saber poner sobre la mesa de una manera elegante e inteligente lo que es uno, lo que dice uno y lo que ofrece uno. Mi mejor consejo es no apostar todo en una sola idea, un equilibrio entre contenido, imagen, diseño, impacto, elegancia, sutileza, o el sabor que se pretenda mostrar en ese momento. Las piezas y los proyectos tienen que ser como cebollas, con varias capas, o como diamantes, con varias caras, que si no engancha una, atraiga la otra. Esas son apuestas complejas, las hay más contundentes y en pocos elementos, y cuando pegan, pegan con todo, esas por supuesto son válidas, pero creo que esas no se inventan, esas son, se sudan, se excretan. Y dentro de los consejos, esta el de Díaz Infante sobre saber vender bolillos y pasteles, la explicó en mi programa de radio que a continuación anexo. Otro gran consejo de Gasca es “no te lleves un NO por respuesta”, si esto NO, que si, si te pido tanto, y no me puedes ayudar con eso, con cuanto si me puedes ayudar. Eso es actitud y siempre ayuda, la confianza genera confianza.

5. Calidad

Hay que tener rigor en lo que se hace, el mundo ya tiene mucha basura. En este mundo capitalista o se venden productos o servicios, en que lo que sea que hagamos entreguemos el 200%, si lleva tu nombre y apellido que sea con orgullo. Y lo he dicho mucho en mis talleres sobre creatividad: “Provoca una reacción y/o cumple una función, crea algo que la gente va a recordar o por lo menos a apreciar”

6. Variedad

Es muy sana la Diversificación porque con ella va de la mano la Divertificación. 

Nos tocaron vivir tiempos de fácil acceso a la información y las herramientas, si tienes una inquietud creativa no te quedes con las ganas de saciarla. Tengamos proyectos y pasiones de corto, mediano y largo aliento. Es muy sano poder cambiar de esferas para poder refrescar discurso o retomar aliento. Es necesario también saber cuando empezar un proyecto y cuando terminarlo. No se debe uno repetir toda la vida, o mejor dicho, que lo que repitamos sea de diferentes maneras, canales y medios. Esto nos dará una ancho de públicos más amplio.

7. RAM

En términos computacionales, a mayor cantidad de RAM (memoria de acceso aleatorio) mayor capacidad de trabajo para el sistema operativo y los programas. Mi amigo el escritor Guillermo Arriaga dice que en los Unitets en producción le llaman tener RAM a los que tienen una respuesta rápida, los que pasan a la acción y soluciona problemas, en términos futbolísticos le llaman “ir siempre por el balón”. Los que meten goles no son suertudos, son los que sudan para estar en el momento afortunado, en el lugar necesario. Y para eso hay que saber y conocer nuestras ventajas y desventajas, en que áreas podemos tener mejor desempeño, en cuales podemos capitalizar nuestro talento, y en cuales hay que saber delegar. Arriaga también subraya la importancia del instinto, y coincido: “Siempre sigue tu instinto, tu inconsciente es más inteligente que tu parte consciente”.

Para poder tener una respuesta rápida es necesario tener tus archivos clasificados y ordenados, fotografías, reseñas, links, reseñas, etc.

8. Memoria

Hay que conocer la memoria existente y producir nueva memoria. Saber qué se hizo y qué no, cómo y cuándo, para poder ser parte de esa cadena. Producir memoria es hacer eslabones, es con lo que uno paga el derecho de piso para ser parte de esa cadena. Hay que conocer los referentes para poder convertirse en uno.

9. Puntería

Conozcamos las áreas de oportunidades, aprovechémoslas o hasta inventémoslas! Si investigamos el contexto y sus necesidades es más fácil lograr meter un gol. Hay que entender donde están las necesidades de una población, de un público, para poder dialogar con ellos mediante lo que sea que hagamos. Irónicamente hay necesidades importantes que la gente da por hecho que no suelen existir. El público es un fruto que nace de la semilla de una buena idea y mucho trabajo.

10. Sabiduría popular

…y anécdotas para cerrar: “Pedir no empobrece” pero obsequiar tampoco, al contrario, el que da recibe, y si inviertes en compartir eso el día de mañana da frutos.

Otra básica es: “Si te bañas, salpica”, ley básica de camaradería de los que saben trabajar en equipo, cerrando filas, hoy por ti, mañana por mi, pasado mañana por el clan en conjunto.

“El cliente siempre tiene la razón” vs “La banda es bien pendeja”. Hace años leí una entrevista de Café Tacuba donde citaban una frase de Saul Hernández “la banda no es pendeja” y ellos diferían, decían que no era así, que la banda sí era pendeja, porque siempre que se subían a un escenario les pedían “Ingrata” y tenían muchas canciones mucho mejor. Yo creo que esto refleja dos posturas encontradas de las dos mejores y más exitosas bandas de rockera, y creo que ambas tiene razón en cierto sentido. No queda más que sugerir un equilibrio o una aplicación a según sea el caso.

Y para cerrar, el mejor tip es que te apasione tu trabajo, porque de esa manera no tienes horarios para dedicarte a él, y no te pesa, te alimenta. El libro de Ehrenberg dice en la portada que “Los artistas que prosperan son los que tienen el corazón en el arte y los pies en la tierra”, yo digo que para como esta el país y el mundo, es necesario tener el corazón en la tierra, la mente en la creación y el arte de compartir para poder prosperar.

Amén.

* Ponencia impartida el 21 de abril en el TELMEX-HUB UNAM y el 3 de mayo en el Festival Internacional de Videocreación Close Up de Puerto Vallarta, 2012.