13, 149 días

mayo 28, 2010

No son muchos, no son pocos, son los que llevo y los agradezco de todo corazón. Es un hecho que no seré más joven, ni más fuerte o quizá ni más rápido, pero bien puedo aspirar a ser por lo menos una mejor persona, a estar más preparado y con más experiencia. Soy un adulto joven que sabe que todo esta en movimiento, se que todos nos vamos a morir un día, no más que unos más contentos que otros.

El filósofo y teólogo Soren Kierkegaard decía: “Life can only be understood backwards, but it must be lived forwards”. Yo con más futuro que pasado, primero Dios mediate, grito desde Taxco y viendo pa’lante: ¡Muchas gracias por lo que he vivido y por lo que me ha de tocar vivir!

Amén.

Anuncios

24hrs

mayo 28, 2010

El chef recomienda:

6 horas para dormir (aunque a veces se duerma menos) +  2 para contestar correos (pero siempre se clava uno más) + 10 para trabajar (grabar, editar, escribir, dibujar, componer, etc.) + 1/2 para desayunar, 1/2 para comer y 1 para cenar (se vale sumarlas todas en una gran comilona, no es sano, pero se vale) + 2 para leer, tocar o ver una peli (o de preferencia todas las anteriores juntas) + 1 de ejercicio (o terapia o religión, según sus necesidades) + 1 para pendejear (ejercitar el ocio creativo, la mejor manera de ampliar intereses).
____________________

William Shakespeare decía que “Los mejores hombres son los de pocas palabras”, yo digo que quizás pocas palabras + mucha acción + una buena planeación hace que todo avance.

Amén.


Bigotes

mayo 27, 2010

De niño no me gustaban los bigotes, me parecían una aberración estética que incomodaban al saludar de beso. Eso si, los podía admirar en personajes como Pedro Infante, Tintan, Chilinsky, Cantinflas o Mauricio Garces. Ahora, ya adulto, me dejo crecer el bigote cada que presento la exhibición retrospectiva que curé de Felipe Ehrenberg. Lo luzco como un obvio tributo a mi amigo, me tardo como cuatro meses en que me crezca y después de la inauguración me lo rasuro. A veces me lo dejo un poco antes para vincular vía el mostacho al personaje de Videoman con Emiliano Zapata, figura medular en el proyecto para hablar de guerrilla y el espacio público: “La ciudad es de quien la trabaja”.

Este pequeño performance decidí hacerlo rigurosamente por una sencilla razón. Felipe dice que en México todos tratamos de ocultar las referencias, no nos gusta darle crédito al que estaba anteriormente ya trabajando con el fuego y nos pasó la estafeta para poder seguir con la investigación. Dice que siempre omitimos créditos en nuestras publicaciones o nos saltamos mencionar dentro de la introducción nuestras influencias (especialmente si son nacionales). Lamentablemente creo que tiene razón en muchos casos, así que yo decidí realizar esta acción cíclica para subrayar estos sanos relevos generacionales. Portar de la manera más clara y en el lugar más visible de mi persona (la cara) algo emblemático (el bigote en este caso) de un artista que se merece créditos y agradecimientos, de mi y de otras generaciones.

José Chavez Morado, quien por cierto también usaba bigote, fue maestro de Felipe Ehrenberg, que a su vez fue padrino conceptual de Guillermo Gomez-Peña, chicano-performer. A ambos, entre otros varios, los considero grandes mentores, amigos, asesores, colegas, aliados y cómplices en esta intensa faena kamikaze que hemos escogido de profesión. A veces hasta el bigote como credencial para sentirnos del mismo club.

Se dice que el origen de la palabra bigote viene del siglo XVI, cuando los soldados alemanes llegaron a España con Carlos V y acostumbraban saludar llevándose los dedos sobre el labio superior a la vez que gritaban: ¡Bei Gott! – bi got! – ( ¡Viva Dios!), los españoles de entonces creyeron que aquel era el nombre de los mostachos o pelos sobre la boca. Así que al principio ese término se usó para las personas que usaban bigote.

Yo digo, ya sin bigote y en tono de festejo de centenario y bicentenario: ¡Viva Dios!, ¡Vivan nuestros seres queridos!, ¡Vivan los cómplices que nos siguen dando patria! y vivamos a tope cada quien nuestros pequeños rituales cotidianos.

Amén.


Un capricho creativo

mayo 20, 2010

Los gustos que se puede uno dar en esta vida tienen su peso y su razón de ser, le dan sentido al ejercicio de la voluntad y el libre albedrío: quiero, puedo, voy. Por mis huevos – dicen por ahí.

Hoy tocamos con MI REYNA en Los Angeles, comparten el escenario con nosotros el chelista Philip Bynoe (Chelista de Steve Vai) y el percusionista Julio Figueroa (ha tocado con Michael Jackson, Gloria Trevi y Sergio Arau). A veces no puedo creer lo afortunado que somos, a veces no creo que es solo suerte sino las causidencia que se dan con aquellos que disfrutamos de levantarnos temprano para seguir empujando el bote.

João Cabral de Melo Neto decía en su poema “El artista inconfesable”:

“Hacer lo que sea es inútil.
No hacer nada es inútil.
Pero entre hacer y no hacer
más vale lo inútil del hacer.
Pero no hacer para olvidarse
que es inútil: nunca el olvidar.
Pero hacer lo inútil sabiendo
que es inútil, y bien sabiendo
que es inútil y que su sentido
no será siquiera presentido,
hacer: porque ello es más difícil
que no hacer, y difícil-
mente se podrá decir
con más desdén, o si no decir
con más claridad al lector Nadie
que lo hecho lo fue para nadie.”

Yo digo que: hoy como mañana, no me quedaré con las ganas.

Amén.